A menos de un mes de la llegada del Papa Francisco a Paraguay, la comunidad de Tañarandy sigue trabajando incansablemente para terminar a tiempo el altar que utilizará para la misa en Ñu Guazú.

 

 

Tras la finalización del trabajo, en aproximadamente dos semanas lo estarían trasladando hasta el lugar donde se realizará la ceremonia antes mencionada.

 

En diálogo con medios locales, el artista plástico de Tañarandy, Koki Ruiz, comentó que siguen avanzando en la realización del altar de maíz y mejorando algunos detalles aunque para ello trabajan hasta altas horas de la noche.

 

“El retablo es pasión de mucha gente que colabora, de los agricultores, de los que escribieron en los cocos, de todos”, expresó.

 

Koki dijo que ya no hay preocupación para trasladar el altar pues afortunadamente un poblador, Amado Rodríguez, ofreció hacerse cargo del trasportarlo con la única intención de aportar para este importante acontecimiento para el país, sobre todo para los feligreses.