En la sesión del Senado de este martes se aprobó por unanimidad el envasado en las provincias de origen de la yerba mate. El objeto de la norma es promover la radicación y creación de los establecimientos necesarios, para la instauración de un régimen envasado en origen de la infusión.

 

 

La región productora a la que beneficia la ley son las provincias de Corrientes y Misiones , en cuyo territorio se encuentran concentradas plantaciones de yerba mate en la Argentina.

 

Respecto a la norma, el senador Eugenio “Nito” Artaza señaló que “en la ley sancionada no hacemos más que trasladar aquella ley del envasado en origen del vino, a otra bebida tradicional en nuestro país, como lo es el mate, Corrientes y Misiones tengan también un ciclo agroindustrial integrado y pujante en torno a la yerba mate”.

 

“Lo que pedimos los correntinos con esta ley -agregó-, es la posibilidad de desarrollar una industria en la provincia, que hoy ya existe, pero que tiene dificultades en expandirse en nuestro territorio. Con esta ley se generan las condiciones para que

 

la yerba mate , sea cosechada, molida, fraccionada y envasada en la zona de origen de producción , en forma individual, tamaño, peso y formato de acuerdo a su calidad. Esperamos con esta ley, robustecer una agroindustria en nuestra provincia”.

 

El proyecto había obtenido dictamen de comisión el martes y establece que aquellas empresas que hoy compren materia prima a granel y envasen en otros distritos que no sean ni Corrientes ni Misiones, tendrán un plazo de cinco años y no tres como se citaba anteriormente, para trasladar sus plantas hacia el norte de la Mesopotamia.

 

Las firmas que compren yerba mate y hagan mezclas con hierbas, con un mínimo de un 30 por ciento en la proporción final, se mantendrán las ubicaciones y actividades (ejemplo santafesino el de CBSé).

 

Asimismo, aquellos que tengan productos tales como la yerba mate en saquitos (Cachamai y La Virginia), podrán continuar con la actividad hasta el límite de la capacidad instalada que tengan en su industria, para resguardar la inversión, pero del mismo modo la mano de obra.