La Dirección General de Rentas de Misiones (DGR) detectó en el control fiscal de “El Arco”, acceso a Posadas, importantes cargamentos de ropas que vienen en empresas de transporte de encomiendas con facturas apócrifas (truchas). La carga valuada en sumas millonarias intentó ingresar un conocido empresario, propietarios de varios comercios ubicados en el centro y micro centro de la capital misionera.

 

 

Prendas y calzados para hombres, mujeres y niños, venían en bolsas negras sin ninguna descripción, ni remitos válidos lo que representa ingreso en negro de mercaderías que iban a ser comercializadas en los negocios que tiene el empresario –referente entre los representantes del sector- en las varias tiendas que posee en la capital provincial.

 

Esta modalidad de “negreo” no es nueva en Misiones, es de uso frecuente por un sector de comerciantes, mayoritariamente del centro de Posadas, acostumbrados a esta práctica de evasión no solo de impuestos provinciales, sino también nacionales. Así las cosas, el transporte de encomiendas mueve mensualmente unos 1200 millones de pesos.

 

En esta ocasión, no solo traían ropas y calzados sin documento alguno y en bolsas tipo “consorcio”, sino también otra tienda de una marca exclusiva de ropa femenina –ubicada en un selecto lugar posadeño- uso la misma modalidad e incluso sin marcas para luego adosar etiquetas de productos de renombre internacional. Las cargas esta vez venían en empresas de transporte de encomiendas, que fueron interdictadas en “El Arco” donde se detectó el millonario intento de evasión.

 

Entre tanto, propietarios de locales de “La placita” y de “La saladita”, que en controles anteriores también optaron por esta informalidad en el traslado de la mercadería, ahora avanzan en la regularización de su situación como viene pidiendo la DGR bajo el lema: “Si todos pagamos, todos nos beneficiamos”.

 

A la evasión de soja, porotos, cervezas, energizantes, alpiste, aceites, le sigue la ropa con los tours de compra y ahora a través de encomiendas. La práctica involucró conocidos comerciantes de ropas de adultos y niños, como también de selectas y costosas prendas femeninas 

 

Esto se suma a los más de 36 millones de pesos, entre los productos citados y maquinarias agrícolas, que se detectaron sin documentación y con destino al contrabando hacia Brasil y Paraguay, que se intentó evadir y la DGR frenó con su accionar en los controles fiscales.

 

Al igual que camiones ingresando combustible con bandera blanca cuyos destinatarios no se dedicaban a ese rubro y con fotocopia de remitos, por montos importantes que, como la soja, porotos, alpiste, energizantes, cerveza y ropas pretendía evadir el pago de los tributos provinciales.