El único hotel emplazado dentro del Parque Nacional Iguazú fue adquirido el año pasado por un grupo de empresarios árabes que cuenta con negocios de varios rubros en Argentina y otras partes del mundo. Pero la cadena estadounidense Marriott International, considerada la más grande del planeta, continúa al frente del hotel Sheraton Iguazú, que además conserva su plantel de empleados.

 

Seguir Leyendo
El hotel 5 estrellas, emblema de la región por su exclusiva ubicación dentro del Parque Nacional Iguazú y con vista a las Cataratas, pasó en octubre del año pasado a manos de un grupo árabe, del que forma parte el empresario Alí Albwardy.

La operación se cerró luego de una reunión mantenida entre los socios propietarios del hotel Sheraton Iguazú (entre los que estuvieron los arquitectos Kocourek) y el grupo árabe Albwardy Investments.

Este grupo es líder en distintos rubros dentro de los Emiratos Arabes, donde tiene inversiones en petróleo, alimentos, logística, supermercados e industrias y opera más de 30 hoteles de lujo en destinos exóticos, como Zanzíbar, Tanzania y las islas Seychelles. Albwardy sería además, dueño de importantes equipos de Polo en Argentina.

Tras esta operación, fuentes ligadas a la negociación señalaron que la cadena estadounidense Marriott International, considerada la más grande del planeta, continúa al frente del hotel Sheraton Iguazú, que además conserva su plantel de empleados y gerencia administrativa.