La reunión entre los intendentes de la zona metropolitana, Transporte de la Provincia y la prestataria Grupo Z, realizada este martes por la mañana, arrojó una alegría parcial para los miles de usuarios de colectivos que aún no recibieron sus tarjetas Sube.

 

 

Es que, haciendo bueno el viejo adagio de que "el que no llora, no mama", se decidió postergar hasta fin de mes la aplicación de la tarifa diferenciada para los que abonan en efectivo, pero sólo para Candelaria, que es el municipio que había pedido formalmente esta medida por la pésima prestación del servicio de emisión y recarga de las tarjetas en la localidad.

 

En las otras dos Comunas, que no se "jugaron" por sus ciudadanos, se mantendrá el sistema tal y como hasta ahora: con un boleto a 6 pesos (en el caso de Posadas) y a 7,75 pesos (Garupá) para quienes no usen la sube.

La otra prórroga en la aplicación del servicio tiene que ver con los policías y mayores de 70 años, que -como se había decidido la semana pasada- mantendrán su pasaje gratuito aun sin presentar la Sube, aunque este beneficio rige sólo hasta el 31 de julio y a partir de entonces sí tendrán que contar con su tarjeta para seguir viajando sin costo.