Los anuncios de quita de subsidios formulados por el ministro de Energía de la Nación, Juan Aranguren, abrieron una serie de interrogantes en relación a qué ocurrirá con las tarifas de energía eléctrica y con el precio del gas. Desde la mencionada cartera nacional se limitaron a anticipar que habría recortes en los subsidios, pero no hubo mayores precisiones respecto a cuáles serían los servicios que se quedarían sin la ayuda estatal y se verían afectados por una suba de tarifas.

 

 

El precio del gas en garrafas de 10 kilos actualmente se encuentra subsidiado por la Nación y de modificarse esa política, el valor de venta al público aumentaría automáticamente. “En planta fraccionadora, la garrafa se vende a 53 pesos, se precio está subsidiado”, indicó Tomaselli.

 

El funcionario señaló que todavía está vigente el programa Hogar, pero advirtió que no se sabe cómo continuará la situación. “Todo lo que antes manejaba Enarsa ahora estará en la órbita del ministerio de Energía, eso es un cambio muy grande y todavía no tenemos idea de cómo podría impactar eso en los precios”, señaló.

Tomaselli indicó que tampoco hay información que indique si continuará la construcción del Gasoducto del NEA.