Referentes de la producción tealera de Misiones se reunieron ayer con el ministro del Agro, José Garay en Campo Viera. En encuentro responde a una convocatoria del propio gobernador Maurice Closs, quien había solicitado a los representantes del sector primario que presentaran propuestas para aplicar un sistema de asistencia a los pequeños productores. Luego de discutirlo durante el fin de semana, los tealeros plantearon que se entregue en forma directa una suma igual de dinero a todos los productores con menos de 50 hectáreas.

 

 

Para favorecer la aplicación del esquema de subsidios propuesto, se contrastarán datos de los municipios y del Ministerio del Agro para identificar a los productores que serían beneficiados y evitar que la ayuda caiga en manos equivocadas.

 

Roxana Argüello, dirigente de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (Apam) indicó que desde las principales asociaciones representativas del sector primario, pidieron que la próxima zafra comience recién en los primeros días de enero, unos dos meses más tarde que la fecha habitual de inicio de zafra. Desde el sector argumentan que con menos días de cosecha, habrá menor cantidad de materia prima y ello favorecería el cumplimiento de los precios y que con una zafra más corta, habrá menos actividad de cosecha  y así bajarían los costos que se deben destinar a esa actividad.

 

En cuanto a los precios de referencia del brote verde y el té en rama, que deberán ser establecidos por el ministerio del Agro, no hubo definiciones, pero el propio funcionario les anticipó que no pasaría de 1,20 pesos por kilo para la materia prima básica, suma que representaría un incremento de 33 por ciento en relación a los 0,90 pesos vigentes desde el año pasado.

 

Atendiendo a los numerosos casos de incumplimiento de precios registrados en la pasada campaña, productores y representantes del Gobierno provincial coincidieron en la conveniencia de definir un precio “cumplible”, es decir que se ajuste al entorno económico desfavorable que sufren las economías regionales exportadoras en todo el país.

 

Argüello destacó que no solo se habló de temas de coyuntura, sino también se planteó la necesidad de avanzar en soluciones de fondo, como la creación del Instituto Nacional del Té (INTÉ), que debe ser aprobado por ley nacional. En ese sentido, se acordó enviar a un grupo de productores que se entrevistarán con legisladores nacionales para acelerar las gestiones.

 

La dirigente aseguró que la situación de los productores es muy difícil, no solo por las cuestiones relacionadas al comercio internacional y el tipo de cambio poco favorable, sino también por el creciente grado de concentración en el eslabón industrial y la exportación. “Hoy son cuatro las grandes compañías que exportan casi todo el té de Misiones y si todo marcha como ahora en poco tiempo se unirán y será una sola, el productor no tiene fuerza para negociar frente a esos poderes”, lamentó.

Advirtió que por la nula rentabilidad, se ven cada vez más casos de productores que optan por abandonar la actividad, sacar sus teal y plantar pinos. Estimó que si no se ven más casos de reconversión es porque retirar una plantación de té cuesta mucho dinero, ya que se debe hacer con topadoras.