El juez Correccional y de Menores 2 de Posadas, César Raúl Jiménez, quien investiga la muerte de un motociclista atropellado por una chica de 15 años que manejaba un Mini Cooper,, dijo que “es fundamental saber quién decidió que ella estuviera al frente del volante” y señaló que el padre de la adolescente está dispuesto en hacerse cargo de “todas las costas económicas”.

 

Seguir Leyendo
La joven prometió pedir perdón a los padres de Juan Francisco González. Pidió asistencia psicológica y se mostró muy angustiada por la situación.

El magisrtrado reveló que el padre de la joven se presentó en el juzgado y mantuvo una charla con él, en la cual le manifestó que “es consciente de la responsabilidad que le cabe en este lamentable hecho”.

“Lo noté muy abatido anímicamente al hombre, no obstante me manifestó toda su voluntad de colaborar con la justicia para que el hecho se esclarezca lo más rápido posible”, expresó Jiménez.

Según el magistrado, el hombre agregó que está dispuesto a correr con todas las costas económicas que se determinen como consecuencia de la investigación” por la muerte de Juan Francisco González (22), padre de una hija de 2 años.

Sobre el siniestro vial en el que la adolescente no podrá ser juzgada por su edad, el juez dijo que “es fundamental saber y conocer los pormenores sobre quién decidió que la menor, que no posee carnet habilitante, estuviera frente al volante del automóvil por las calles de la ciudad”.

En tanto, Javier Noguera, abogado de la familia Páez, negó que el padre haya sido el que autorizó a su hija para que manejara el coche y se limitó a señalar que, “en un acto de indisciplina o chiquilinada la chica, tomó las llaves del Mini Cooper y salió a pegar una vuelta, con las consecuencias posteriores que después todos conocimos”.

Noguera dijo que “aún no está a cargo de la defensa de la chica” porque su “cliente es su padre”, quien ya me hizo un par de consultas respecto de este hecho, pero aún no le comunicó si estará a cargo de la defensa de su hija en caso de que tenga que enfrentar alguna demanda.

El hecho sucedió en las primeras horas del domingo en la intersección de las avenidas Quaranta y Santa Catalina, cerca de la terminal de Posadas, donde la chica atropelló y mató al motociclista con un Mini Cooper, patente NOF 453, que su padre le habría regalado cuando cumplió los 15 años.

El Mini Cooper chocó de frente contra una moto Gilera de 110 centímetros cúbicos matando a su conductor, quien estaba en pareja con la madre de su hija, una joven de 20 años.

Los efectivos de la Policía provincial que labraron el acta tras el accidente confirmaron que el auto presentaba varias irregularidades, entre ellas la falta de seguro obligatorio, la cédula identificatoria del rodado y la conductora por ser menor no tenía licencia de conducir.

Tras el accidente, a la adolescente se la vio activa en las redes sociales, tanto en Facebook como en Instagram, donde recibió insultos, reclamos y amenazas de allegados a la víctima mientras sus amistades la defendían.