Después de tanto esperar, quienes fueron sorteados para la pre adjudicación de 400 viviendas del Barrio Nueva Formosa, ya tuvieron los primeros signos de peso para asegurarse la tan soñada entrega de la casa propia.

 

 

Es que los que ya han pasado los estudios socioambientales, de recursos, dominiales, etc, fueron convocados al Salón de Actos del IPV para completar las documentaciones propias del título provisorio y lo más importante, les dijeron que la fecha tentativa de entrega es el próximo viernes 19 de la semana que entra.

 

La ansiedad de los titulares y sus familias aumenta al 100%, las horas no pasan y la alegría ya es compartida entre los más cercanos. Por su parte los preparativos en el barrio Nueva Formosa ya son evidentes, el parquizado de las veredas, la pintura y los últimos aprestos en las casas que se van a entregar.

 

“¿Te llamaron a vos?” es la pregunta entre aquellos que entraron en el primer sorteo, a sabiendas que la firma con los escribanos oficiales es el último paso antes de recibir la llave y entrar con la familia en el nuevo hogar en el corto plazo.

 

Aquellos que cumplieron todos los requerimientos del IPV están a menos de una semana si cumplen lo prometido al momento de las firmas pero los días se van a estirar como nunca en la vida.

Fueron muchos años esperando, actualizando un papel tras otro, viendo como en otros barrios las casas les llegaban a muchos que tenían el poder adquisitivo y que no necesitaban una vivienda social pero la esperanza nunca se perdía.

 

Fue una gran alegría cuando prometieron el sistema de los sorteos, hecho que transparentó en gran medida la conformación de candidatos en el IPV, dijeron que una vez completado los papeles de rigor las entregarían en marzo del 2014, luego en abril, luego en octubre, llegaron a este mes de diciembre y por fin aparecieron los papeles, las funcionarios de peso, los saludos y las felicitaciones.

 

“Hace más de 10 años que espero, ya nos dijeron que es un hecho que nos entregan el viernes que viene pero hasta que no esté dentro de mi casa no voy a estar tranquilo. Tengo ansiedad, no puedo dormir, pasé mil veces por el lugar. Me pidieron tranquilidad pero es una mezcla de euforia y apuro, estoy feliz a pesar de los nervios” manifestó a El Comercial uno de los adjudicados que asistió a la firma del título provisorio.

 

Finalmente se entregarían 400 viviendas como lo había anticipado el titular del IPV, contador Daniel Malich, 200 más se encuentran en proceso de terminación y en total serían 1200 la cantidad a entregar en una posterior adjudicación.

 

Por otra parte el funcionario explicó en su momento que el 82% de los sorteados logró reunir las condiciones para su adjudicación y que se estima que después de la entrega de estas 400 viviendas se procedería a un nuevo sorteo de candidatos para las que restan pero esa es otra historia.

 

Hoy la historia es la alegría y la ansiedad de aquellos postulantes que esperaron por años y que ven en este último trámite, la señal más significativa previa a la entrega de las casas.