La Presidenta inaugura obras en Formosa, donde sostuvo que esa provincia "es absolutamente diferente a 2003". En ese sentido enfatizó: "Estamos dejando un país totalmente diferente al que nos encontramos".

 

 

La jefa del Estado lo expresó al inaugurar en la capital de Formosa obras del Plan de Desarrollo Eléctrico y firmar el convenio para nuevo acueducto, acompañada por el gobernador Gildo Insfrán, y el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, entre otros funcionarios nacionales, provinciales y municipales.

 

Al hablar ante un anfiteatro De la Juventud colmado de simpatizantes, Cristina enfatizó que "mientras haya un solo pobre vamos a estar en deuda histórica" porque "es una gestión de Gobierno que concibe a la Patria como un todo".

 

En ese marco, agradeció "el reconocimiento a la memoria y tarea" de su compañero el ex presidente Néstor Kirchner, al destacar que "mucha gente que hacía mucho tiempo que no venía aquí por distintas circunstancias se encuentra sorprendida de esta Formosa absolutamente diferente a la del año 2003. No pueden creer los caminos, las rutas, los hospitales las escuelas, la universidad", dijo.

 

"Yo les quiero agradecer porque (a las personas que le comentan en Buenos Aires cómo está Formosa) les llama la atención que cada uno de ustedes les cuente que todo esto empezó un 28 de mayo cuando Néstor vino y firmó aquí ante todo el pueblo de Formosa un compromiso de reparar las injusticias, las inequidades, los olvidos a los que habían sometido a todas las provincias argentinas", destacó la mandataria.

 

"Néstor vino y firmó un compromiso para reparar la injusticias a las que habían sido sometidas las provincias, entre ellas Formosa", dijo la Presidenta. En ese marco, sostuvo que "queremos lograr en la Argentina el desarrollo equitativo del norte al sur, y de la cordillera hasta el mar".

 

Asimismo, Cristina les pidió a los formoseños que "no presten atención a las pálidas" y criticó a los que hacen campaña mostrando que "saben todo, hasta la fórmula de la Coca-Cola, y cuando llegan al gobierno no saben ni hacer un mate cocido".

 

"Duele cuando algunos, en su ceguera o en su incomprensión, creen que votan contra un gobierno y en realidad votan contra los argentinos y de sus intereses. Si quieren conducir un país, necesitan conducir un país donde se pueda seguir adelante", sostuvo la mandataria tras recordar que el 9 de septiembre Argentina logró en el seno de Naciones Unidas el apoyo de 124 países para que "por fin se legisle en materia de deuda soberana".

 

"Queremos lograr en la Argentina el desarrollo equitativo del norte al sur, y de la cordillera hasta el mar" "El logro más importante estratégico de un país es que las generaciones que tienen que suceder a los que estamos gobernando, a nosotros, que somos la generación del bicentenario, la generación que nos tocó ingresar al siglo XXI en un país devastado hoy podemos decirles a ustedes que les estamos dejando un país totalmente diferente al que recibimos", dijo Cristina.

 

Y agregó: "Nuestras marchas no eran marchas como las de ustedes con alegría, con banderas que se agitan, eran caras adultas, casi por momentos parecíamos jóvenes viejos, con el gesto crispado, con enojo, porque nos habían arrebatado tantas cosas, porque no teníamos libertad para gritar lo que queríamos".

 

La Presidenta resaltó en otro tramo de su mensaje la reestructuración de la deuda externa y en ese sentido enfatizó que "no vamos a permitir que tiren abajo el esfuerzo de estos años".

 

Tras destacar la votación de Naciones Unidas para crear un marco jurídico destinado a la regulación de la deuda externa soberana, que logró un amplio respaldo, afirmó: "Cómo no te va a doler que algunos, en su incomprensión creen que votan contra un gobierno y en realidad votan contra los argentinos".

 

La Presidenta también mencionó que "no hay sociedad que pueda vivir sin producción" y dijo que "en el neoliberalismo nos quisieron convencer que todo lo importando era mejor".

 

"Es terrible el vaciamiento económico, pero más grave es el vaciamiento cultural cuando se convence a los pueblos que no sirven para nada", subrayó.

 

Por último, la Presidenta se refirió al rol de la juventud porque "una de las cosas que hemos logrado desde este espacio político es tener una juventud con alegría, y éste es el verdadero triunfo".

 

"El logro estratégico más importante es que la generación que tiene que suceder a los que estamos gobernando es encontrará un país distinto al que recibimos", finalizó.

 

Al finalizar el acto, Cristina, junto al gobernador visitó el monumento al ex presidente Néstor Kirchner en la avenida del mismo nombre, para luego dirigirse al aeropuerto y emprender el regreso a Buenos Aires.