Ricardo Buryaile, reconoció que productores y emprendedores de las región perdieron muchas cosas, sin embargo resaltó “el trabajo y el compromiso de todo un equipo con el que empezamos a construir un Estado presente, que escucha, dialoga y busca soluciones en conjunto”.

 

 

“Hace dos meses recorríamos las zonas afectadas por las inundaciones en Formosa, y hoy después de un intenso trabajo articulado, se publicó la Emergencia Agropecuaria para la provincia”, señaló el ministro de Agroidustria, Ricardo Buryaile a Radio Uno y El Comercial, quien reconoció que productores y emprendedores de las región perdieron muchas cosas, sin embargo resaltó “el trabajo y el compromiso de todo un equipo con el que empezamos a construir un Estado presente, que escucha, dialoga y busca soluciones en conjunto”.

 

Luego del pedido de las provincias que sufrieron inundaciones y el trabajo de Agroindustria llevado a cabo con los organismos especializados en el tema, hoy se hizo efectiva a través de la resolución 21/2016 publicada en el Boletín Oficial, la declaración del estado de Desastre y/o Emergencia agropecuaria en la provincia de Formosa por el plazo de seis meses.

 

Alejandro García

 

El subsecretario de Producción Sustentable, Alejandro García dijo al respecto que, “en el caso de la ganadería las pérdidas importantes en la ganadería fueron asentadas en franjas de la ribera del río Paraguay y riachos de la región subtropical, tanto por las crecidas de estos cursos como también por las grandes precipitaciones, muy por encima de la media, comprometiendo a los sistemas ganaderos por “déficit en la oferta forrajera, tanto de pasturas implantadas como de los campos naturales, generando una disminución de sus indicadores productivos.

 

Revelo asimismo que a partir de este miércoles y teniéndose la homologación federal, localmente se deben otorgar los certificados que acreditan la condición de afectados por la emergencia y/o desastre. “En cada localidad de las regiones con afectaciones en sus producciones se reúnen las mesas productivas locales que hicieron un relevamiento exhaustivo sobre los daños en cultivos y listado de los productores afectados, y con esos datos precisos podremos estar en el territorio extendiendo las certificaciones”, sostuvo. 

 

Detallo que “con estos certificados los productores podrán ser beneficiados con recursos y alguna asistencia de tipo compensatoria que estaremos gestionando, a fin de que puedan recuperar lo antes posible su capacidad productiva. En el caso de los medianos o grandes productores tendrán acceso a beneficios de tipo crediticio o impositivo con organismos nacionales como la AFIP a fin de un corrimiento en pagos de impuestos”. 

 

“Nosotros ya nos ponemos a trabajar en gestiones ante Nación para acceder a recursos establecidos en la Ley Nacional de Emergencia (26509), dado que hay un fondo a fin de mitigar este tipo de daños por fenómenos naturales”, expuso.

 

Hoy reunión por otras zonas afectadas

 

Informo por otra parte que “se sigue trabajando con el gobierno nacional, a fin de ir presentando información sobre otras regiones de la provincia, porque el fenómeno de El Niño que tiene continuidad ha generado extraordinarias lluvias en zonas como la de Misión Tacaagle y las de Pirane Norte y Pirane Sur. 

Incluso tenemos información del Servicio Meteorológico Nacional acerca de que estos excesos de precipitaciones se darían hasta fines de abril”

 

En ese sentido confirmo que “para este miércoles ha sido convocada una comisión técnica conformada además de equipos de Producción y Ambiente, Instituto PAIPPA, otros pertenecientes al INTA, SENASA y Agricultura Familiar. El propósito es evaluar la ocurrencia de estas situaciones antes descriptas, a partir de que la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria se encuentra en sesión permanente para atender las demandas de nuestros productores”.

 

“Nosotros localmente continuamos asistiendo a los productores a través de diferentes líneas a fin de recomponer ante esta situación que afecto a casi un 30% de la producción provincial”, expuso, para reconocer que “el restante 70% se encuentra en muy buenas condiciones productivas, con muy buen algodón, el maíz de primera cosechándose y el de segunda cultivándose, sembrándose también cucurbitáceas de segunda”.