Una multitud de vecinos acompañó ayer los actos centrales evocativos al centenario de Laguna Blanca ue presididos por el gobernador Gildo Insfrán, tuvieron un cierre vistoso con el desfile cívico militar con fuerte impronta de la rica historia lugareña y su característica producción agrícola.

 

 

Junto al vicegobernador Floro Bogado, el presidente provisional de la Legislatura, Armando Cabrera, el jefe de Gabinete, Antonio Ferreira, y el intendente Ricardo Lemos, entre muchos otros funcionarios, legisladores y jefes comunales y una comunidad que se sumó masivamente, se desarrollaron las evocaciones centrales de este cumpleaños 100 de Laguna Blanca.

 

En el marco de la colorida celebración, el primer mandatario recibió el decreto municipal declarándolo “hijo ilustre” de la ciudad, además de brindarse testimonios y homenajes a primeros pobladores y un cierre multitudinario y colorido con el “Desfile del Centenario”, que tuvo una fuerte impronta de la migración guaraní a la zona y el sacrificio de los agricultores de aquellos primeros años de vida.Destacó el jefe comunal lagunense a esta serie de evocaciones como “un espacio de construcción colectiva, ya que continuamente trabajamos en fortalecer el sentido de pertenencia como lagunenses, y hoy tuvimos la oportunidad de ver a lo más representativo participando activamente, lo cual es muy gratificante para nosotros”.

 

Lemos se encargó de mencionar a cada uno de los viejos luchadores -desde aquel 1914, donde comenzó a funcionar la ex Escuela Nacional 22-, por el crecimiento de la localidad hoy transformada en ciudad en pleno desarrollo; expuso que incluso los más optimistas pobladores no se hubieran imaginado el progreso que a través de estos años alcanzaría Laguna Blanca.

Asimismo, indicó que “cada día va quedando un mensaje más claro en que si podemos trabajar de manera colectiva, podremos tener una ciudad mejor, ya que de nuestra parte, tenemos una gran vocación en la idea de construir bases sólidas para las generaciones que vienen”.

 

Subrayó que “estamos reafirmando esta idea de la bisagra que nos ha imbuido nuestro gobernador, el doctor Gildo Insfrán, hijo ilustre de esta tierra, en la que la impronta pasó a ser no sólo la conmemoración de fechas especiales sino la celebración con alegría de las acciones que llevaron adelante nuestros hombres de la historia, aquellos que crearon los cimientos para que hoy podamos disfrutar de este presente”. A su turno, el asesor del PEP, Rodolfo Benítez, expuso el sacrificio y vocación de servicio de aquellos docentes de aun antes de 1914, fueron artífices del traslado de la escuela y de comunicárselo a sus alumnos, que en su mayoría hablaban guaraní, a quienes brindó la mayor y mejor educación, propia de docentes que encuentran en el amor al prójimo la sabia para poder llegar con su mensaje educativo.“Hoy Laguna Blanca está transformada”, expuso, para señalar que sobre la misma calle donde se realizaba el acto, resultaba difícil pensar en la década del 70, donde se apreciaban profundos huellones, que hoy tendríamos este pavimento, esta gran plaza y hermosa escuela de 1949. Indicó que en esa misma fecha se fundó la desmotadora oficial en el lugar para atender a toda la producción de las colonias agrícolas de la zona, donde carreros y camioneros, entre ellos Miguel Insfrán, padre del gobernador que vino desde la guerra a trabajar acá.

 

Destacó el acento del mandatario en dotar de la mejor educación a toda la provincia, dando igualdad de posibilidades en cada región. De  ahí que además de trabajar para que se radicaran escuelas del Secundario, hizo lo propio con los Institutos Superiores, escuelas en la modalidad Especial, y en el caso de esa zona, un Instituto Universitario. Todo, apuntalando esa alianza estratégica entre educación, producción y trabajo.

Expuso al PAIPPA como “herramienta de reparación histórica para el pequeño productor agropecuario, para subrayar su alto y positivo impacto en la dignificación de la familia rural”.

 

Enfatizó Benítez que “vivimos profundamente el centenario, poniendo como ejemplo la plaza inaugurada la noche del sábado, que es todo un testimonio del agradecimiento de un pueblo a sus pioneros, al asentar a la misma en donde se erigió por primera vez en el lugar la ex Escuela Nacional 22, hoy de Frontera 6”.

Dijo que así como Laguna Blanca tiene tantas cosas para mostrar en este centenario, lo mismo sucede con el resto de los pueblos formoseños, “porque la política equitativa de Gobierno llevó realizaciones a cada rincón del territorio. Los hechos avasallan a las palabras, por eso realmente estamos compartiendo un feliz cumpleaños”, concluyo.