Las once fabricas radicadas en el país lograron fabricar 45.273 unidades y vender al exterior 19.956, lo que significó un alza de 13,8% y 9,7% respectivamente. Los últimos meses fueron difíciles para la industria automotriz. El crecimiento en la venta de los 0 km no se tradujo en un alza en los números de unidades producidas localmente pero sí lo hicieron para las fábricas brasileñas que vieron crecer 25% sus estimaciones.

 

Seguir Leyendo
Sin embargo, finalmente llegó una buena noticias. Según el trabajo de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) la producción de las once marcas radicadas en el país creció 13,8% en mayo contra igual mes de 2016. Con 45.273 unidades logró romper tres meses de caída pero no le alcanzó para recuperarse del todo.

El sector produjo en los primeros cinco meses del año un total de 173.908 unidades, lo que implica un descenso de 4,6% en relación al volumen de 182.383 vehículos que se fabricaron en igual lapso de 2016.

El dato de crecimiento llega en un momento justo ya que el sector se tiene que sentar a discutir con el Gobierno en los próximos días y el próximo sábado 10 de junio abre las puertas el Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires.

Gran parte de la arremetida que está teniendo la fabricación de 0 km se debe a la vitalidad que está mostrando el segmento de los utilitarios.

Mientras la fabricación de automóviles cae un 23,1% en el acumulado anual frente a 2016 (98.941 enero-mayo 2016 frente a 76.107 en 2017); la producción de utilitarios creció 17,2% (83.442 enero-mayo 2016 contra 97.801 en el acumulado de este año).

"Con un promedio de 21 días hábiles de actividad, las terminales automotrices registraron una mejora en sus principales variables industriales", destacó la entidad mediante un comunicado.

Pero el dato que genera un alivio en el despacho de los ejecutivos de las automotrices es el de las exportaciones. Aunque el mercado interno de venta crezca, sin la suba de las ventas al exterior muchas tendrían que enfrentar complejidades para poder seguir operando.

Los datos registrados en el quinto mes de este año señalan que se exportaron 19.956 vehículos entre autos y livianos, lo que refleja un avance de 7,5% respecto del volumen enviado al exterior en abril, y 9,7% si se lo compara con las 18.199 unidades que se exportaron en mayo del año pasado.

En acumulado de los primeros cinco meses las terminales exportaron 78.720 unidades, 6,1% más que el volumen que se registró entre enero y mayo de 2016.

Aunque se mantiene la fuerte presencia de Brasil la crisis del vecino país hizo que las marcas salieran a buscar nuevas plazas. Así, mientras en mayo de 2016 se llevaba el 80% de las exportaciones, hoy representa el 60% y aparece Centro América como segundo mercado, con el 9,1% de las compras de unidades fabricadas en la Argentina.

En el caso de los envíos al exterior es en donde queda mucho más expuesto que la Argentina hoy se convirtió en un país proveedor de utilitarios y pick ups.

Durante el período que va de enero a mayo de 2017 se vendieron al exterior 21.863 automóviles fabricados en el país, contra los 34.640 del mismo período del año pasado.

La contracara fue en el segmento de los utilitarios –donde las pick ups juegan un rol fundamental– las marcas pasaron de exportar 39.521 a 56.857, lo que mostró un alza de 43,9% que hizo que la industria termine el período de enero a mayo con un crecimiento de 6,1% en el ítem de ventas al exterior.

En materia de ventas mayoristas, el sector comercializó en mayo a la red de concesionarios 79.521 unidades, lo que representa un incremento de 16,7%. De esta manera, las ventas mayoristas exhibieron el mes pasado una expansión de 31,7% en la comparación interanual.

Aunque 9 de los 10 modelos de autos más patentados son fabricados en Brasil, en el acumulado de enero a mayo, las ventas mayorista que realizaron las 11 fabricadas radicadas en el país contabilizan 334.700 unidades, marcando un repunte de 18,3% en comparación con igual período del año anterior.