Se completó este sábado la fase de traslado de un nuevo centenar de familias afectadas por las inundaciones. Estos grupos fueron trasladados a sus casas definitivas, con lotes que disponen de todos los servicios, en el barrio 7 de Mayo de esta ciudad. Las tareas fueron supervisadas por el jefe de Gabinete, Antonio Ferreira, y el intendente de la ciudad, Fernando de Vido.

 

 

 

Indicaron desde el Gobierno que de esta manera y luego del sorteo de adjudicación de una semana atrás, “se cumple con lo anunciado en cuanto a esta fase de relocalización definitiva a estas cien familias que habían sido afectadas por las inundaciones al residir en terrenos bajos por fuera del anillo de defensas”. Al mismo tiempo, se confirmó que prontamente se hará lo propio en cuanto a la reubicación en sus módulos habitacionales a otro centenar de familias en la zona del Lote 111, mientras se hace efectiva, además, la entrega de lotes a familias que optaron por el plan de autoconstrucción de sus casas, a quienes además se provee de materiales, insumos y asesoramiento técnico.

 

 

“De esta manera, y si le sumamos los 188 módulos entregados en agosto, con lo previsto materializar la próxima semana, estaremos llegando a dar soluciones definitivas a quinientas familias del millar que fueron damnificadas por las inundaciones a mediados de este año. Es decir que en menos de cinco meses, un tiempo realmente sorprendente, se está cumpliendo con el compromiso asumido por el gobernador Gildo Insfrán, y por supuesto continuaremos hasta dar respuesta a la totalidad de las familias”, expuso el jefe comunal.

 

 

De Vido agradeció a los “militantes y compañeros”, especialmente a los jóvenes, además de cadetes policiales, “quienes a diario y sin horarios, han venido trabajando solidariamente por tender una mano solidaria a las familias en esta tarea de traslado a sus casas definitivas en un sitio seguro y que dispone de todos los servicios”. Subrayó el intendente que “han colaborado con gran solidaridad para que estos vecinos accedan al hogar para su familia, núcleo de toda comunidad organizada”.  

 

 

Expuso De Vido que “esto no es producto de la casualidad, que a tan poco tiempo de una emergencia se esté dando una solución definitiva a la mitad de las mil familias que sufrieron la emergencia hídrica”. Dijo que estas casas “fueron construidas por mano de obra de obreros organizados en cooperativas, lo mismo que en el caso de los ladrillos y aberturas que la hicieron formoseños nucleados en diferentes formas asociativas”.

 

 

Destacó también que “hace muchos años venimos trabajando en construir la equidad territorial, es decir, estar donde más se necesita para otorgar igualdad de oportunidades que nos permitiría trazar una línea de vida que nos dé futuro”, aludiendo a que en este mismo sentido es que a “través de grandes obras se puede llegar con los servicios básicos como el de la energía eléctrica, agua potable y saneamiento”.