Si bien el problema de suministro estaría solucionado, desde la comuna se reiteró el pedido a la ciudadanía de no derrochar el agua potable.

Seguir Leyendo
Personal de Obras Sanitarias de Municipalidad de Paraná terminó las reparaciones en una de las cinco bombas que tiene la toma de agua sobre el río.Si bien el problema estaría solucionado, desde la comuna se reiteró el pedido a la ciudadanía de no derrochar el agua potable.El servicio se había visto resentido el domingo, alrededor de las 15, cuando una de las bombas salió de servicio por la rotura de una pieza y se debió disminuir la presión en las otras cuatro bombas disponibles, según había indicado el titular del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos, Roberto Sabbioni.Debido al desperfecto muchos barrios, y sobre todo las zonas altas de Paraná, quedaron sin el vital elemento, en coincidencia con días de elevadas temperaturas, lo que provocó justificadas quejas de los vecinos.Desde la comuna se solicitó no derrochar, se reflotó el proyecto de instalar medidores y también se adelantó que se cobrarían multas a los infractores.