El gobierno de Mauricio Macri decidió dejar a un lado los tradicionales operativos de evaluación de la calidad educativa y este año pondrá en práctica una iniciativa propia, denominada Aprender. Se aplicará en forma simultánea en todo el país y alcanzará a casi 1,4 millones de alumnos de escuelas públicas y privadas. 

 

Los días en los que se haga la evaluación educativa no se dictarán clases. Pero los alumnos que queden incluidos en la prueba deberán asistir: una muestra de tercer grado de la primaria y tercer año de la secundaria, y todos los estudiantes de sexto grado de la primaria y sexto año de la secundaria. La prueba se tomará los días 18 y 19 de octubre próximo.Las pruebas serán de carácter obligatorio. Y reemplazan al Operativo Nacional de Evaluación, surgido en la década de 1990, que primero era anual, después bianuales y al final cada tres años.

Ahora, en la prueba Aprender se tomará a una muestra de alumnos de todo el país de tercer grado de primaria y tercer año de secundaria. En este caso, según la organización del sistema educativo de cada provincia. Para sexto grado de primaria por primera vez habrá una prueba censal, lo mismo que para sexto año de secundaria.