La presidenta del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Diana Guillén, estuvo ayer en Concordia donde mantuvo reuniones con organismos provinciales y asociaciones de citricultores. Lo hizo en el marco del plan de trabajo para combatir la enfermedad Huanglongbing (HLB) en plantaciones cítricas, tras la aparición de un caso en una quinta de Corrientes.

 

 

En la reunión se ratificó la decisión de continuar con la erradicación de los viveros a cielo abierto y la titular del Senasa brindó detalles del plan de contingencia, los operativos de vigilancia, el monitoreo y la política de erradicación de esos viveros. También hizo referencia a las causas y normativas que amparan el accionar de los agentes del Senasa para realizar los operativos bajo las resoluciones que declara la emergencia fitosanitaria en torno del HLB en todo el territorio nacional, y de la producción bajo cubierta. 

 

“Se analizó el estado de situación con respecto a lo que encontramos en Corrientes, que fue una planta enferma que ya fue erradicada, que es sospechosa de HLB. Tenemos una primera identificación de la enfermedad en laboratorio y estamos haciendo un interlaboratorio para asegurarnos, pero mientras tanto y ante la duda la planta ya fue erradicada”, explicó Guillén. 

 

INFLEXIBLE. En tanto el ministro de Producción de Entre Ríos, Roberto Schunk, quien también participó del encuentro realizado en la sede de la Federación del Citrus de Entre Ríos, aseguró que el Senasa “va a ser inflexible” debido a que si llega el HLB “se termina el citrus”. 

“Tenemos que defender al citrus de esta enfermedad debido a que si llega se termina el citrus y lo que esto significa para alrededor de 20.000 familias”, dijo Schunk. Asimismo, remarcó que no hay plazos para los viveristas que no acaten la decisión de poner sus plantaciones bajo cubierta. “Demasiados plazos se dieron. Hay que prevenir porque si nos agarra la enfermedad desaparece la citricultura entrerriana”, destacó. 

 

No obstante, indicó que van a otorgar financiamiento a todos los viveristas. Incluso a aquellos que presentaron amparos ante la Justicia. “Vamos a trabajar juntos para que se adapten y cumplan la norma legal”, indicó. 

 

En 2009, el Senasa sancionó la resolución Nº 930 que establece que todo el material de propagación de cítricos, incluida la planta terminada, deberá producirse y mantenerse en viveros bajo cubierta.

 

Respecto del hallazgo de la enfermedad en una quinta de Mocoretá, Corrientes, dijo que se hicieron tres análisis de la planta: dos dieron positivo y uno es dudoso. Por ello se hizo otro análisis y se aguardan los resultados. 

 

También indicó que se intensificarán las medidas de control en la autovía 14 y la ruta nacional 18 mediante puestos camineros fijos y móviles. 

 

SIN PLAZOS. Por otra parte, la titular del Senasa señaló que “a partir de que la Justicia nos indicó que habían caído todos los amparos realizados por los viveristas, continuamos el proceso que se había iniciado antes de la erradicación”, comentó y aseguró que “en ese contexto la semana pasada se realizó el operativo en un vivero y ahora se están presentando a la Justicia otros expedientes de otros viveros”. 

 

“Evaluamos una serie de situaciones que tienen que ver con los viveristas y queda claro que no hay más plazos, los plazos están caídos, los plazos para que se pusieran las plantas bajo cubierta habían terminado a finales del 2012, luego se dio una prórroga hasta septiembre de 2013. La situación cambió con la enfermedad y es la primera vez que la encontramos en campos de producción. El contexto sanitario cambió, no hay plazos y las plantas que están a cielo abierto deben ser erradicadas tal como indica la norma del Senasa y la ley existente”. 

 

Por último, precisó que el interlaboratorio se está realizando con el Instituto de Fitobirología del INTA de Córdoba y agregó que desde que empezó el programa se han realizado más de 14.000 análisis. En este caso se realizaron tres análisis, dos dieron positivos y uno con titulación débil. 

“El Senasa seguirá con las órdenes de allanamiento”, dijo y reiteró que los recursos de amparo en la Justicia han terminado. Recordó que “la Cámara de Apelaciones, el viernes tomó una decisión en la cual denegó la arbitrariedad de la norma, le dio posibilidad a los viveristas para que se presenten a la Corte Suprema, pero no suspendió ninguna acción por parte de Senasa”. 

 

En cuanto a los pasos a seguir, dijo que “los intendentes y funcionarios hablarán con los viveristas que tienen problemas, que no quieren que nosotros sigamos avanzando. Nosotros vamos presentando los expedientes a la Justicia y que la Justicia nos vaya dando las órdenes de allanamiento”. 

 

PARTICIPANTES. También estuvieron en el encuentro Dante Grigolatto, presidente de la Fecier; Mariano Caprarulo, director ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Citrus; intendentes, legisladores y referentes de las localidades citrícolas entrerrianas. 

 

Participaron además los directores de los centros regionales Entre Ríos y Corrientes-Misiones del Senasa, Carlos Zurbriggen y José Ciancaglini, respectivamente; representantes del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), intendentes municipales, Cámara de Exportadores de Citrus del Noreste de Argentina (Cecnea), Fundación Regional de Sanidad y Calidad Citrícola del NEA (Fundanea), Asociaciones de citricultores de Entre Ríos, citricultores y productores.