Luego de que Senasa detectó HLB en una planta en Corrientes, apareció la preocupación de los productores entrerrianos. Ayer se allanó y destruyó un vivero en el Departamento Federación.

 

 

La citricultura, una de las economías regionales emblemáticas de la provincia, particularmente en la costa del Uruguay, afronta por estos días el riesgo de la posible presencia de HLB, luego que el Senasa informara el lunes que en una quinta de Mocoretá (Corrientes), “detectaron al menos una planta con HLB positivo”. El huanglongbing es una enfermedad provocada por bacterias y afecta a las plantas cítricas como el limón, la naranja y la mandarina. Se le conoce por las iniciales HLB y también por el nombre inglés de Greening. Produce daños como deformaciones en los brotes, coloraciones variadas en los frutos y otras anomalías. 

 

La enfermedad reduce la producción y en casos avanzados puede llegar a matar a los árboles, por lo que la Federación del Citrus, desde hace tiempo, trazó una fuerte campaña para reducir las posibilidades de contagio, sobre todo luego de que la enfermedad había sido descubierta en Brasil y Paraguay. La situación en Corrientes encendió todas las luces rojas. Y ante ello, el Senasa realizó ayer un operativo en conjunto con la Brigada de Delitos Rurales y Gendarmería Nacional en un vivero a cielo abierto de Colonia Belgrano, en el Departamento Federación. Aparentemente sacaron de allí unas 10.000 plantas y 20.000 trifolios, y se cercaron los ingresos. 

 

El operativo fue sorpresivo, con una orden de allanamiento para destruir el vivero. Por su parte, el presidente de la Federación de Citricultura de Entre Ríos (Fecier) Dante Grigolatto, sostuvo: “Es una situación alarmante y la verdad que es una de las peores noticias de la citricultura. Porque sabemos las consecuencias que la enfermedad ha causado en los lugares que ha ingresado, porque está diluyendo la citricultura en todo el mundo”. Admitió: “No creíamos que esta enfermedad iba a llegar tan rápido”, y reprochó: “Este resultado es la consecuencia de las inacciones de muchos organismos, y la verdad que hoy pagamos las consecuencias”. Uno de los planteos del sector, que no tuvo respuestas convincentes de acuerdo con su parecer, fue la aplicación de la Resolución Nº 930, que establece la producción de cítricos bajo cubierta para prevenir la enfermedad HLB. 

 

Sobre esa norma existe una cautelar a favor de los viveristas para contar con un plazo de readecuación. El sector De acuerdo con uno de los últimos relevamientos industriales, en Entre Ríos hay unos 1.900 productores citrícolas, propietarios de 2.300 quintas que se extienden en unas 56.000 hectáreas. Los departamentos más significativos son Federación, con 1.420 quintas (74%) y Concordia, con 481 quintas (25%). La cadena en su conjunto ocupa unos 10.000 trabajadores. El complejo citrícola participa con un 5% de las exportaciones entrerrianas totales. Sus ventas se destinan a Europa (Holanda, Rusia, España, Bélgica, Gran Bretaña) y Asia (Indonesia y Malasia).