El precio promedio de los productos agrícolas desde que salen del productor y hasta que llegan al consumidor, se multiplicó 5,2 veces en promedio en junio, según indica el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), que elabora el Área de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) para una canasta de 20 alimentos agrícolas.

 

Seguir Leyendo
Si bien se muestra en algunos casos una leve reducción de la brecha frente al valor de mayo, en algunos casos la brecha sigue siendo importante y el mes pasado los dos productos con mayores disparidades de importes fueron la pera y la naranja.

Los productores de pera, que se cultiva por lo general de las provincia del norte argentino, recibieron un pago de 2,2 pesos por kilogramos y el mismo artículo se comercializó en la góndola a 24,6 pesos, con lo que se incrementó 11,38 veces su valor.

En tanto, en el caso de las naranjas –que componen una parte importante en las economías regionales de la provincia, el precio entre el eslabón de origen de la cadena productiva y el consumidor se multiplicó 11,24 veces: el productor recibió 1,60 pesos por kilogramo en promedio y en supermercados y almacenes se vendió a 17,80 pesos.

En este marco, Gustavo Cechetto, referente de la Federación del Citrus de Entre Ríos, señaló a UNO: "No sabemos por qué hay tanta diferencia de precios. Un productor, con suerte, puede lograr que le paguen 2 pesos como mucho. Si en la góndola la naranja está cara, cae el consumo interno, que es lo que está pasando ahora".

"Ignoramos si lo que encarece el precio final son las cargas impositivas o algún otro factor, pero termina afectando a los productores. Está sobrando mercadería ahora y tampoco hay exportación, ya que se están cumpliendo con algunos compromisos hasta septiembre pero sabemos que después la exportación va a caer definitivamente", advirtió.

Asimismo, afirmó que el sector está complicado por los factores climáticos, que perjudicaron el cultivo y las cosechas, que se vieron afectados por las lluvias caídas meses atrás. Al respecto, comentó: "La citricultura atraviesa un año muy complejo, se declaró la emergencia por el tema climático en la provincia y estamos trabajando para conseguir financiamiento en sector para lograr un repunte en la producción".

Otros productos con gran diferencia de precios son la manzana roja, donde entre el importe que se abonó en origen y el de destino se incrementó nueve veces: de 3,1 pesos a 27,70 pesos. En tanto, en el caso de la Mandarina, su valor trepó 8,6 veces: al productor le pagaron 1,80 pesos y se consigue en las góndolas a 15 pesos en promedio.