El anuncio lo formuló el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, tras firmar en Paraná con el gobernador, Gustavo Bordet, un convenio de asistencia para los productores afectados por las precipitaciones y las inundaciones en esta provincia mesopotámica.

 

 

En un encuentro realizado en Paraná con la participación de los referentes de las entidades agropecuarias de Entre Ríos, Buryaile explicó que “en el marco de lo que venimos trabajando entre la Nación y las provincias, hemos iniciado hoy la Comisión de Emergencia para tratar de resolver los problemas en la medida que nos permite la Ley de Emergencia Agropecuaria".

 

“Lo que hemos firmado con el gobernador son 35 millones de pesos que la provincia va a destinar a la emergencia agropecuaria, y hemos ampliado 20 millones de pesos más que van a llegar en los próximos días (como parte del fondo rotatorio para los arroceros)”, agregó.

 

El ministro reconoció que con esto "no se resuelven los problemas, pero va a alcanzar para la urgencia de algunos sectores".

 

Reconoció que “estamos trabajando lo más rápido posible, hoy tenemos 10 provincias en emergencia. Tratamos de solucionar y paliar lo que estamos viviendo pero sabiendo que tenemos trabajo a futuro, una vez que podamos cuantificar dónde estamos parados”.

 

“Hoy, puntualmente, vamos a trabajar desde el fondo de emergencia y en los próximos días nos pondremos a trabajar en un Fondo Extraordinario para una situación que está viviendo la Argentina. Hay muchos aspectos sobre los cuales tenemos que trabajar, que van a contemplar situaciones en aspectos crediticios, comerciales e impositivos”, detalló.

 

“Entendemos lo que pasa en la cadena de pagos, con la situación fiscal y bancaria", dijo, y sostuvo: "es preciso que cada uno de nosotros le explique a cada uno de los productores cuáles son las prerrogativas que da la Ley de Emergencia Agropecuaria, y no

digo beneficios porque no es un beneficio estar en emergencia”.

 

Dirigiéndose a los dirigentes agropecuarios, afirmó: "Yo les pido que les expliquen a los productores que tienen que tener el certificado y con ello se desencadena la paralización de los juicios de la Afip y la suspensión de los pagos de los impuestos nacionales, excepto cargas sociales, autónomos e IVA".

 

En tanto, el gobernador remarcó que "la única forma de resolver un problema difícil como éste que tiene la provincia es articulando entre todos, entre la Nación, la provincia, los municipios, las entidades, las federaciones para poder lograr las soluciones comunes".

 

"Esta mecánica de trabajo, de poder en tan poco tiempo establecer relaciones entre la Nación y la provincia, implicó un aprendizaje rápido para dos gestiones que empezamos en diciembre y tuvimos que articular, ponernos de acuerdo y resolver sobre la problemática que nos está pasando", añadió.

 

El ministro de Agroindustria estuvo acompañado por el secretario de Desarrollo Territorial, Santiago Hardie; por el jefe de Gabinete, Guillermo Bernaudo, y por el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Dardo Chiesa.