El carnaval, las playas, festivales, termas y parques acuáticos fueron los preferidos.La crecida de los ríos y las inundaciones afectaron al turismo durante enero. De apoco, las distintas ciudades entrerrianas comenzaron a recuperar el terreno perdido y las expectativas estaban puestas en un mes de febrero que iba a permitir comenzar a revertir aquel inicio de año. 

 

 

Con una ocupación promedio del 90%, el fin de semana largo volvió a posicionar a la provincia entre una de las más elegidas del país. Carnavales, festivales, las playas hasta donde el tiempo lo permitió, las termas y los parques acuáticos, entre otras iniciativas, fueron parte de los mayores atractivos.   

 

Miles de turistas de distintos puntos del país eligieron Entre Ríos para descansar y disfrutar de las propuestas de cada ciudad; vacacionaron en una provincia llena de carnaval. Se registró, sobre el cierre, un alto nivel de ocupación hotelera que promedió el 90%. El movimiento económico superó los 75 millones de pesos. 

 

Los turistas llegaron a Entre Ríos  atraídos por los tradicionales carnavales que se viven en distintas ciudades como Gualeguaychú, Gualeguay, Victoria, Hasenkamp, Santa Elena, Chajarí y Concordia; como así también por la diversidad de fiestas populares como la Fiesta del Mate que por las inclemencias del tiempo debió suspender la última velada. Similar ocurrió con otras actividades a cielo abierto a los largo de la provincia; pero la Fiesta del Chamamé en Federal o en Colón con una nueva edición de la Fiesta de la Artesanía marcaron la agenda. 

 

A esto se sumaron las playas del río Uruguay, que fueron recuperadas luego de las inundaciones. Este fin de semana, muchas ciudades que se encuentran en la costa del río, debieron derivar turistas a localidades vecinas por estar colmada su capacidad hotelera, así pasó por ejemplo con Federación. 

 

Las ciudades de la costa del río Paraná, a pesar de no contar con playas habilitadas por la crecida, también recibieron a los turistas que las eligieron igual para disfrutar los distintos atractivos. La provincia cuenta con más de 35.000 plazas homologadas, además del alojamiento registrado no homologado, las plazas de camping y los excursionistas que visitan destinos sin pernoctar. 

 

El promedio de estadía fue de cuatro noches, con un nivel de gastos por día y por persona de 420 pesos, sin considerar el transporte. Así las perspectivas de lo que resta del verano y con noches de carnaval que continuarán, son muy buenas y cada día aumentan las expectativas.  Distintos informes nacionales sobre el movimiento turístico, ubican a la provincia entre las más elegidas del país, después de la costa atlántica.