Las ráfagas provocaron voladuras de techos y caída de árboles y cables. La ciudad estuvo sin luz por varias horas. En el norte entrerriano desde el sábado cayeron más de 100 milímetros.

 

 

El fin de semana el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió una alerta por lluvias y tormentas fuertes para Entre Ríos. La localidad más afectada fue San José, donde la virulencia de las ráfagas provocó voladuras de techos y caída de árboles y cables de luz, lo que provocó un corte en el suministro eléctrico que se extendió por varias horas.

 

El intendente Pablo Canali afirmó a UNO que “hubo destrozos importantes”. En este marco, agregó: “Por la fuerza del viento creemos que puede haberse tratado de una cola de tornado. Sacó árboles de raíz, volaron techos y sufrimos cortes en los servicios de luz y de teléfono en la ciudad”.

 

La lluvia comenzó en esa zona pasadas las 22 del sábado y se extendió hasta anoche, con distinta intensidad. Los fuertes vientos comenzaron alrededor de las 5 de ayer y hasta la tarde había zonas donde todavía no se habían podido restituir los servicios. Personal de Obras Públicas de la Municipalidad, junto a la Policía de Entre Ríos y los Bomberos trabajaban para solucionar sobre todo los inconvenientes que se habían suscitado en los domicilios. “No hubo evacuados ni problemas referidos a inundaciones. Lo que más perjudicó a varios vecinos fue la voladura de los techos”, dijo Canali y comentó que se brindaron soluciones inmediatas, aunque provisorias porque “el personal que llevaba a cabo las tareas no contaba con luz eléctrica, lo que complicó las tareas, que se reanudarán cuando mejore el tiempo”.

 

Por otra parte, el intendente de San José se lamentó por la caída de nueve pinos añejos en el cementerio de la ciudad. “Tenían alrededor de 60 años y medían unos ocho metros de altura. El viento los arrancó de raíz. También quedó destruido el predio multieventos donde hacemos la fiesta de la ciudad, la tormenta destrozó todo”.

 

En tanto, en Colón comenzó a llover cerca de las 19. Se registraron chaparrones en distintos puntos y fuertes vientos que provocaron la caída de árboles y anegamientos en algunas calles.

Gerardo Gallo, secretario de Gobierno de la Municipalidad de esa localidad, comentó que las precipitaciones se extendieron hasta la madrugada y también sufrieron un corte de luz por caída de árboles y cables, aunque con daños de menor intensidad que en San José. El corte general en el suministro eléctrico se pudo solucionar pasado el mediodía de ayer. “Creemos que la lluvia en la zona superó los 100 milímetros. Afortunadamente no cayó granizo, como se había pronosticado en la alerta del SMN”, dijo el funcionario.