“Estamos tomando testimonios y recolectando indicios para determinar qué pasó y llegar a los autores del hecho”, dijo el jefe de Homicidios. El auto en el que iba la victima terminó contra una casa. 

 

 

La muerte del prestigioso contador Ricardo Lizarraga, de 62 años de edad, conmocionó a la capital entrerriana. El suceso se produjo en el marco de un hecho de inseguridad. Delincuentes le habían robado la moto a su hijo en calle Estrada. Ante ello, el hombre salió a perseguirlos en su automóvil y recibió un disparo en el cuello. Tras ello, impactó contra el garage de una vivienda a pocos metros antes de llegar al cruce con Anacleto Medina. Fue trasladado al hospital Domagk, pero murió a poco de ingresar.

 

El robo seguido de homicidio tuvo lugar alrededor de las 3 de este viernes y “por directivas expresas del doctor Ricardo Bonazzola la Policía comenzó a trabajar en el hecho”, indicó a Elonce el jefe de Homicidios, Ángel Ricle, quien manifestó que se encuentran “tomando testimonios y recolectando indicios para determinar qué pasó y llegar a los autores” de este nuevo homicidio que se registra en Paraná.

 

“Nosotros queremos dilucidar las secuencias para llegar al esclarecimiento del hecho”, sostuvo el funcionario.

Consultado acerca de si los delincuentes actuaron a cara descubierta, se excusó de dar precisiones y se limitó a decir que “se está trabajando con distintos datos aportados por vecinos y familiares”.

 

Si bien Ricle no brindó mayores datos, se pudo saber de fuentes cercanas a la investigación que se está tras la pista de seis personas, quienes habrían participado del ilícito. Las mismas se habrían trasladado en tres motocicletas, desde una de las cuales se habría efectuado el disparo mortal.