El mandatario habló con autoridades nacionales y puso en marcha un esquema preventivo con la intervención de los equipos de hidráulica, producción, salud, acción social y defensa civil que monitorean en forma permanente la situación.

 

 

En las últimas horas el mandatario se comunicó con las autoridades nacionales que intervienen en estas situaciones y puso en marcha un esquema preventivo con la intervención de los equipos de hidráulica, producción, salud, acción social y defensa civil que están monitoreando en forma permanente la situación. "Este viernes voy a mantener un encuentro con todos aquellos funcionarios e instituciones provinciales y municipales que tienen responsabilidad en la materia", anticipó. 

 

Las intensas lluvias que se registraron durante el fin de semana en el tramo inferior de la cuenca del río Iguazú y sobre la cuenca del Alto Paraná, la más próxima al embalse de Itaipú (en el sur de Brasil), derivaron un elevado caudal de agua al río Paraná, lo que originó la emisión del alerta por la inminente creciente. 

 

Se informó que el frente de crecida estaría llegando en aproximadamente 10 días al territorio provincial y a fines de junio a la zona de Victoria-Rosario. Ante este escenario se han comenzado a llevar adelante el plan de contingencias que incluye tareas de prevención sanitarias y sociales. Además, se pidió a los productores que tengan ganado en la zona de islas y campos bajos aledaños al río Paraná que tomen los recaudos y comiencen el retiro de la hacienda a campos altos. También la Dirección de Hidráulica de la provincia tomo intervención ante el fenómeno natural, estimando que el nivel del río podría superar los niveles de evacuación llegando a más de cinco metros. “A diferencia de la importante crecida que tuvimos el año pasado, ahora tenemos todo el río en un nivel relativamente alto para la época, lo que producirá un pico de crecida que será sostenida en el tiempo”, indicó el director de Hidráulica de Entre Ríos, Oscar Duarte. 

 

El Instituto Nacional del Agua (INA) prevé que el pico de la creciente llegará a Paraná el 26 de junio, y estiman que el nivel del río llegará a los 5,90 metros superando el nivel de evacuación.