Juan Carlos Romero provocó la muerte de uno de sus hijos mellizos cuando conducía a contramano y a gran velocidad por la autovía 14 en Entre Ríos, el 20 de abril pasado. Falleció ayer en el hospital Masvernat de Concordia.

 

 

Juan Carlos Romero, el hombre que causó la muerte de unos de sus hijos mellizos cuando conducía a contramano y a gran velocidad en Entre Ríos por la autovía 14 y chocó contra un camión, el 20 de abril pasado, falleció ayer en el hospital Masvernat de Concordia, donde se encontraba internado en grave estado, informaron fuentes médicas.

 

Romero, de 41 años, murió alrededor de las 15 tras permanecer internado "en coma profundo, con asistencia respiratoria mecánica, aséptico y con una infección pulmonar importante", explicó el director del hospital, José Luis Ziggioti, quien había anticipado que era "muy difícil que pueda salir" de ese estado porque varios de sus órganos estaban fallando.

 

Pese a su estado crítico, Romero tenía custodia policial porque lo investigaban por "homicidio agravado por el vínculo y tentativa de homicidio" de sus hijos, de 7 años, a quienes llevaba en el auto a elevada velocidad y en contramano por la autovía José Gervasio Artigas -ex ruta 14- hacia la ciudad entrerriana de Chajarí cuando a la altura del kilómetro 242 chocó de frente con un camión Scania.

 

Producto del impacto, el hombre y los mellizos salieron despedidos del auto y luego fueron trasladados de urgencia y en estado de extrema gravedad al hospital Masvernat de Concordia, donde uno de los niños murió y el otro estuvo "meses en grave estado", hasta que le dieron de alta a fines de mayo.

 

El fiscal que investiga la causa, Darío Mautone, aseguró que Romero "tuvo una intención clara de quitarse la vida de él, pero sin duda de llevarse también la vida de sus hijos".

 

Según el testimonio del camionero y otras evidencias y declaraciones, el camión iba en dirección norte por la autopista, por el carril lento, cuando apareció un auto raudamente por la banquina y a contramano.

 

El chofer corrió el camión hacia el carril rápido, "pero vio a través del espejo que venía otro vehículo a gran velocidad y en ese momento no pudo terminar la maniobra ni evitar el choque", dijo el fiscal.

 

Mautone explicó que Romero envió mensajes a la madre de los chicos, Hebe Rulli, reclamando que lo atienda porque era "urgente" y otro diciendo "es por los nenes" y, como ella no respondía, la llamó por teléfono.

 

"Mirá, lo mío ya está terminado, lo mío ya está, pero a los nenes no los vas a volver a ver nunca más", le dijo, y su ex mujer mujer "entendió que se estaba fugando con sus hijos", detalló Mautone. 

 

Inmediatamente, Rulli "hizo la denuncia y mientras la realizaba nos avisaron de un accidente sobre la autopista 14", contó el fiscal, para quien el hecho "fue en un accionar doloso de parte de Romero: él quiso hacer ésto", pues condujo el auto que le había prestado su pareja "en exceso de velocidad, a contramano", con sus dos hijos a bordo.

 

"Ninguno de los tres tenía el cinturón de seguridad, porque salieron despedidos del vehículo y chocaron contra la cinta asfáltica", apuntó el fiscal al describir el accidente.