La situación en el sur de Entre Ríos se agrava cada día más por la creciente del río Uruguay. Más precisamente en Victoria y Gualeguay, donde los productores ya realizaron los primeros movimientos de hacienda desde la zona de islas hacia tierra firme.

Seguir Leyendo
“Empezaron los movimientos de hacienda en las zonas más bajas, como Gualeguay y Victoria, sobre todo en la costa del Paraná. Prácticamente no va a quedar nada en islas ya que la gente se está organizando”, contó el titular de Federación Agraria de Entre Ríos, Elvio Guía, quien aclaró a su vez que no hay una gran cantidad de animales para evacuar, ya que el lugar permaneció “prácticamente un año bajo agua” y “había quedado poco pasto”.

En esa línea, Guía destacó que, en realidad, la mayor preocupación de los productores se centra en el departamento Islas del Ibicuy, donde confluyen los ríos Paraná y Uruguay. “Nuevamente creo que vamos a tener un problema importante porque hay población ahí y la mayoría de la gente que está en la zona vive pura y exclusivamente de la cuestión forestal, de la miel y ganadera”, sostuvo en declaraciones a la agencia provincial APF.

“Después de la creciente de 2015, recién se había recuperado para fines del año pasado y ahora nuevamente viene un golpe de agua”, agregó, en tanto que adelantó los dirigentes del sector elevarán un pedido para eximir de impuestos a los productores de la región.

El directivo de FAA comparó la situación actual con la de la inundación de 2007, cuando se perdieron miles de cabezas de ganado ahogadas o por enfermedades. “Ahora hay mucha más infraestructura, no solamente en la parte de corrales, sino en barcos y barcazas, estamos atentos, el gobierno provincial está trabajando y los productores ya están sacando el ganado y haciendo la previsión de los gastos y los problemas que esto acarrea. Por eso creo que no vamos a tener un problema con los animales tan grave como en aquella época”, reflexionó.