La gesta patria fue recordada con unción y fervor, en una jornada fría y gris. El mandatario y miembros del gabinete provincial tomaron parte en la plaza 25 de mayo de la celebración, que incluyó izamiento del pabellón nacional, ofrendas florales y minuto de silencio.

 

Luego, en Casa de Gobierno se sirvió el tradicional chocolate; y el corolario se dio con el solemne Tedeum en la Iglesia la Merced, oficiado por Monseñor Andrés Stanovnik.

 

En una mañana fría, con cielo gris y una llovizna que por momentos se hizo presente, el gobernador Ricardo Colombi y funcionarios de su gabinete  participaron del acto por el 204º aniversario de la Revolución de Mayo, realizado en la plaza 25 de Mayo. Colombi acompañó en la oportunidad al intendente capitalino Fabián Ríos, junto al vicegobernador Gustavo Canteros, el presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Cassani, ministros, secretarios y subsecretarios del ejecutivo provincial, interventores de entes autárquicos, legisladores nacionales y provinciales, concejales, ministros del Superior Tribunal de Justicia y funcionarios del poder judicial, representantes de fuerzas de seguridad, consulados y entidades intermedias, docentes, tutores y alumnos.

 

Los establecimientos educativos acompañaron la ceremonia con sus respectivos  abanderados y cuerpos de docentes y alumnos. Estuvieron presentes: el instituto privado Mahatma Gandhi, instituto Santa Teresita, escuela Nº2 Domingo Faustino Sarmiento, colegio Sagrado Corazón de Jesús, Hermanas Domínicas, colegio San Benito, colegio informático San Juan de Vera, Mitaí Roga CDI Nº3, colegio Hipólito Yrigoyen y  escuela Mariano Moreno.

 

Previo al acto, tal cual indica el protocolo Ricardo Colombi bajó las escalinatas de Casa de Gobierno y con la banda gubernamental en el pecho y el bastón de mando, se dirigió a la Plaza 25 de Mayo.

 

La ceremonia se inició con la presentación y saludo de la Agrupación Especial 25 de Mayo, integrada por efectivos del Ejército, Gendarmería, Prefectura, Policía Federal, Policía de Corrientes y el Servicio Penitenciario.

 

 Al izamiento del Pabellón Nacional le siguió la entonación del Himno Nacional, ejecutado por la Banda de Música de la Policía de Corrientes.

 

Luego, fue el momento de la colocación de ofrendas florales por parte de instituciones, gremios, entidades de la sociedad intermedia y organismos gubernamentales, al pie del Monumento al General José Francisco de San Martín.

 

Entre ellas, las del Poder Ejecutivo Provincial, Poder Legislativo, Municipalidad de la Ciudad de Corrientes, Honorable Concejo Deliberante, del viceconsulado de Italia; Casa Paraguaya; FECORR, Junta de Historia de la Provincia, Centro de ex Combatientes de Malvinas, viceconsulado Reino de España, Consulado del Paraguay, Policía Federal Argentina, Policía de Corrientes, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval Argentina, Prefectura Naval Corrientes, Universidad Nacional del Nordeste, Sociedad Dante Alighieri, Cámara Argentina de la Construcción, Federación Económica Corrientes, APICC y Servicio Penitenciario.

 

En la continuidad del acto, se concretó un minuto de silencio en honor a todos los caídos en defensa de la  Patria, tras lo cual procedió al retiro de las banderas de ceremonia presentes y de la formación 25 de Mayo.

 

Con el desfile de las formaciones de las fuerzas armadas y de seguridad, se bajó el telón del acto patrio en el marco de un nuevo aniversario de la Revolución, recordando la gesta del 25 de Mayo de 1810

 

 Chocolate en Casa de Gobierno

 

Culminado el acto, Colombi y la comitiva gubernamental se dirigieron a Casa de Gobierno donde se sirvió el tradicional Chocolate Patrio, que deleitó tanto a funcionarios como al público en general que se llegó hasta la Rosada correntina.

 

Todo esto acompañado por el excelente repertorio chamamecero en la voz de Lorena Larrea Catterino y su conjunto. Sus interpretaciones despertaron aplausos y elogios entre la gente.

 

Solemne Tedeum

 

Seguidamente, el Gobernador Colombi y demás autoridades provinciales se trasladaron  hasta la Iglesia del Convento Nuestra Señora de la Merced, donde monseñor Andrés Stanovnik presidió el solemne Tedeum con el que recordó la gesta histórica del pueblo argentino en 1810.

 

“De este modo, queremos dar gracias a Dios por la Patria y renovar el compromiso por la construcción de una Argentina en paz, en el camino del Bicentenario 2010-2016”, manifestó en su introducción el Arzobispo de Corrientes.

 

Y puso de relieve que “como ciudadanos argentinos creyentes, nos  convocamos para agradecer a Dios porque somos pueblo y porque tenemos Patria, y porque felizmente reconocemos  como don de él lo que somos y tenemos.   De allí la trascendental importancia en la participación de todos aquellos habitantes que se comprometen a vivir como  ciudadanos, poniendo de sí para que, de la mano de Dios,  podamos hacer un proyecto de país mejor para todos”.

 

Expresó a su vez que en Argentina  se enmarca en “nuestra historia a los Tedeum en celebraciones como las que marcaron la derrota del  invasor inglés y, a las pocas horas de instalarse el primer  Gobierno Patrio, sus integrantes determinaron celebrar este  gran acontecimiento con un solemne Te Deum, en acción de  gracias, y así lo notificó la Junta al Cabildo Eclesiástico”.

 

Y entre otros conceptos, Stanovnik destacó que “cada uno de nosotros está llamado a participar  activamente de esta celebración religiosa, con un espíritu  agradecido y dispuesto a dar testimonio público de su fe en nuestra sociedad actual”.