El gobernador correntino y su par chaqueño suscribieron ayer un acuerdo de cooperación para la construcción del nuevo viaducto interprovincial. Se pusieron de acuerdo para plantear que sea un puente ferro-automotor y que esté  emplazado a la altura de Puerto Vilelas, a unos 8 kilómetros al Sur del actual. 

 

 

El gobernador Ricardo Colombi y el vicegobernador a cargo del Ejecutivo chaqueño, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, rubricaron ayer un acuerdo de cooperación institucional para la construcción del segundo puente que unirá a ambas provincias. 

En el acta firmada por los mandatarios hacen explícita la propuesta de que la traza que interconectará a la Ruta Nacional 11 con la Ruta Nacional 12 se ubique a 8 kilómetros al Sur del viaducto “General Belgrano”.

 

El acto formal se concretó ayer a la mañana en la Casa Rosada local y contó con las presencias del vicegobernador, Gustavo Canteros, el ministro de Obras Públicas, Aníbal Godoy, el ministro de Infraestructura del Chaco, Marcos Verbeek, y la mayoría de los otros integrantes del gabinete correntino. 

 

También acompañaron legisladores nacionales y provinciales, intendentes, interventores de entes descentralizados, representantes de Vialidad Nacional, integrantes del Foro Camino Abierto, referentes de entidades intermedias, consejos profesionales e invitados especiales.

 

El primero en hacer uso de la palabra fue el mandatario correntino que resaltó que se trata de un “acto muy importante porque que refleja el avance de esta obra tan anhelada por los chaqueños y correntinos, pero también por los ciudadanos que integran el Norte del país”.

 

Llamó a defender la propuesta realizadas por ambos mandatarios provinciales, y al respecto postuló que “debe ser un puente ferro-automotor, así lograremos el regreso del tren”, y agregó que “elevamos propuesta a la Dirección de Vialidad Nacional para que esta nueva conexión terrestre sea emplazada a la altura de Puerto Vilelas, a unos 8 kilómetros del puente actual”. 

“Con ello buscamos aprovechar la conectividad que brindan la Ruta Nacional 11 (en Chaco) y la 12 (en Corrientes), pero también es fundamental que se logre el desarrollo de las zonas aledañas a través de obras complementarias”, resaltó.

 

Entre las ventajas que traerá esta obra, Colombi subrayó que generará mejor relación entre las provincias,  “obtendremos mejores beneficios en materia productiva, comercial y turística, así como también mayor seguridad para todas las personas que  viajan de una provincia a la otra”.

Detalló, por último, que para marzo deberán tener el proyecto definitivo ya que la licitación está prevista para octubre del próximo año. “Ojalá dentro de algunos años el Norte del país pueda vivir la coronación de esta importante obra”, reflexionó.

 

Paciencia

El gobernador a cargo del Chaco, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, resaltó la trascendencia de una obra de esta magnitud y pidió “tener paciencia porque llevará sus años”. 

 

Señaló que la “construcción otorgará sustentabilidad económica a ambas provincias” e instó a las comunidades de ambas provincias a “no trabajar por provincias separadas sino como una región integrada”.

 

“Este es un puente que va a ser una de las obras más importantes que se van a hacer en Latinoamérica”, aclaró el titular del gobierno chaqueño, para luego añadir que va a ser “otro símbolo fundamental de la integración no sólo de Chaco y Corrientes, sino de toda la región Norte de nuestro país”.

 

Aclaró que “este acto no se hace para la foto, sabemos de la importancia estratégica de avanzar en esta obra, por lo cual desde el Chaco trabajaremos con celeridad y la Nación avanzará en el mismo sentido”, a la vez que precisó que “esperamos poder llamar en breve al proceso de licitación para los estudios de factibilidad y ubicación para la elaboración del proyecto. Acá no hay tiempo que perder”.

 

Traza definida

 

El acta firmada sostiene que la actual vía de comunicación interprovincial se convirtió en ruta obligada del Mercosur y hoy supera ampliamente el tráfico estimado, por lo que la concreción de este nuevo puente ferro-automotor contribuirá a descongestionar el tránsito pesado y dejar el actual puente para uso doméstico, aportando a la seguridad vial.

 

Asimismo, las partes consideran importante definir la traza de conectividad más conveniente a criterio de ambas provincias, que implicaría una mayor y mejor conectividad con la infraestructura existente, de los otros modos de transporte.

 

Por eso, entre las principales cláusulas del acuerdo se menciona que las partes resuelven que la traza de la interconexión a proyectar se ubica a 8 kilómetros aproximadamente al Sur del puente “General Belgrano”.

 

A su vez, proponen que cuando se defina el acceso desde la cabecera chaqueña, se contemple su construcción en las cercanías del puerto de Barranqueras y la construcción simultánea de defensa Sur de la ciudad de Resistencia.

Tras el aporte de las provincias al documento técnico del organismo vial, seguirá el llamado a licitación para la elaboración del estudio de factibilidad, previsto para diciembre próximo. 

 

El estudio consiste en la elección de una nueva traza que permita cruzar el río Paraná, a la altura de las ciudades de Resistencia y Corrientes, de manera tal que el transporte automotor regional de cargas, sin restricciones por volumen, tipo de carga o por condiciones geométricas, pueda eludir o minimizar las interferencias con los sectores urbanos del área metropolitana conformada por ambas ciudades, y que se concentran en torno a la Ruta Nacional 16.