El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, tomó juramento al legislador radical que ingresa en el lugar de Oscar Aguad.Lo acompañaron el mandatario y una comitiva provincial. Tras asumir sostuvo: “Es inadmisible que ingresen únicamente por ser amigos del poder”. 

 

 

El diputado nacional de Encuentro por Corrientes (ECO), Gustavo Valdés, juró ayer como  miembro del Consejo de la Magistratura de la Nación, y tras el acto formal hizo hincapié en la gran responsabilidad que asume como integrante de este cuerpo y que considera “inadmisible” que los jueces ingresen únicamente por ser amigos del poder.  

 

“No hay que darle cobertura política e institucional a aquellos que no poseen la moral ni el honor para ser jueces de la Nación”, aseveró apenas concluida su toma de posesión del cargo, reemplazando al cordobés Oscar Aguad.

 

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, fue el encargado de tomar juramento a los trece integrantes del Consejo de la Magistratura, y lo hizo junto a los ministros Juan Carlos Maqueda y Elena Highton de Nolasco. 

 

Del total, seis fueron nuevos representantes de abogados, jueces y académicos (surgidos de elecciones); dos miembros que siguen en sus cargos (asumieron este año) y cinco legisladores.  

Los senadores Ruperto Godoy y Pablo González, y el diputado Héctor Recalde, juraron por la primera mayoría (FPV) en reemplazo del senador Marcelo Fuentes, el diputado Carlos “Cuto” Moreno y la senadora Ada Iturrez de Capellini, que concluyeron su mandato.

 

En tanto que el senador chaqueño Angel Rozas y el diputado Gustavo Valdés juraron por la primera minoría (UCR), en reemplazo del senador Mario Cimadevilla y del diputado Oscar Aguad.

El legislador correntino estuvo acompañado por una comitiva encabezada por el gobernador Ricardo Colombi e integrada por los ministros Eduardo Vischi, Enrique Vaz Torres y Carlos Vignolo. Además del otro diputado Nacional de ECO y vicepresidente del Comité Nacional de la UCR, Agustín Portela.

 

Postura

 

“Nos otorgaron la altísima responsabilidad de designar o remover jueces, por lo que debemos dar lo mejor de nosotros. Ser conscientes de lo que representa esta designación, la función que tiene el Consejo de la Magistratura y por sobre todo para hacer una república diferente, donde los jueces que ingresen sean idóneos, con las capacidades necesarias y con trayectorias intachables”, postuló Valdés una vez finalizada la jura en el Palacio de Justicia.

 

Señaló que se deben separar las cuestiones políticas de las que atañen a la Justicia, poniendo por encima de cualquier interés el bien común de los ciudadanos.

 

“Es inadmisible que ingresen únicamente por ser amigos del poder. No hay que darle cobertura política e institucional a aquellos que no poseen la moral ni el honor para ser jueces de la Nación”, insistió.

 

Tras la jura, los miembros del Consejo de la Magistratura deberán reunirse para elegir a las autoridades y fijar las pautas de trabajo.

 

“Nosotros tenemos que tener mucha responsabilidad, tenemos que ser conscientes de la responsabilidad y la función que tiene el Consejo de la Magistratura, sobre todo para hacer una república diferente donde los jueces que ingresen tengan idoneidad, capacidad y no ingresen únicamente por ser amigos del poder. No hay que darle cobertura política e institucional a aquellos que no tienen la moral ni el honor para ser jueces de la Nación”.