Los primos Gerardo y Rubén se disputan el poder en Goya, en medio de una dura batalla que deja quebrado en dos al Frente para la Victoria. La pelea de la familia Bassi por el control del poder político en la ciudad de Goya sigue dando muestras de una relación quebrada, en el marco de una dura interna cómo líderes del kirchnerismo en ese distrito.

 

 

El conflicto se centra entre los primos, el senador Rubén Bassi, y el intendente Gerardo Bassi, pero también el hijo del jefe comunal, Marcos Bassi, quien es el secretario de Gobierno de su padre como funcionario de la Municipalidad de Goya. En medio de todo, queda quebrado en dos el Frente para la Victoria en esa ciudad y la fuerza que gobierna el Municipio desde diciembre de 2013 corre el riesgo de perder concejales en las elecciones de 2015.

 

El senador Bassi acusó la semana pasada a su primo Gerardo de encabezar “la gestión municipal más corrupta de toda la provincia”. Y también trató de corrupto a su sobrino, Marcos, porque “se compró tres autos en solo cuatro meses de gestión”.

 

Ahora, Marcos Bassi salió a responder y lo trató de “payaso mediático”, a la vez que lo acusa de “no mover un pelo” para que Goya pueda contar con la construcción de las defensas que la protegerán de las inundaciones.

 

El hijo del intendente publicó una carta en la que sostiene lo siguiente: 

 

‘“Lamentablemente y sin tener otra opción, me veo en la obligación de perder minutos de mi tiempo y de mi trabajo para responderte a vos, payaso mediático, debido a tus graves y mentirosas acusaciones. Vos, que por lo visto te sobra bastante tiempo (porque no te gusta laburar y sos haragán), deberías cambiar de hábitos. En lugar de pensar y pensar todos los días en hacer daño y rogar para que al intendente Gerardo Bassi le vaya mal; sería mejor para vos y principalmente para toda nuestra gente de Goya, que te pongas a pensar en distintos proyectos que puedas presentar en la Legislatura. Hasta ahora, solamente se te ve llorar y llorar por las redes sociales. Te recuerdo que estuvimos y estamos en plena emergencia hídrica, en donde no te ví hacer nada. Estuviste en Corrientes, de café en café, de chat en chat, criticando y esperando que salga todo mal. O quizás, te demoraste mucho con el facebook y no podes venir a colaborar. Pero ojo, no te confundas, que si hay lluvias (como vos querés), no se perjudica un Gobierno, sino la gente más humilde y más necesitada”.

 

“Te acordás cuando me llamaste por teléfono en abril y me insultaste de arriba abajo y me dijiste textualmente lo siguiente: No voy mover un pelo por la Defensa. Me cago en vos y en Gerardo. Y ahora parece que hiciste todo para que salga sí o sí la ley. No nos engañemos más. Fue el intendente y el obispo, junto a todas las fuerzas vivas de la ciudad, que empujaron para que este proyecto sea una realidad. Vos no apoyaste nunca, simplemente no te quedó otra, porque tu estrategia de seguir pateando y demorando el tema ya no funcionaban más”.