Por primera vez, el chamamé es protagonista central en un centro cultural porteño como la Usina del Arte. Ayer sábado se realizó el lanzamiento al país de la 25ª Fiesta Nacional del Chamamé y 11ª Fiesta del Chamamé del MERCOSUR, y hasta el lunes se desarrollará un festival con destacados artistas del género.

 

 

La Usina del Arte, en el corazón del porteño barrio de La Boca, se convirtió en la tarde del sábado en la sede del lanzamiento nacional de la edición de plata de la Fiesta del Chamamé. A pura música y con la presencia de autoridades del Gobierno de la Provincia de Corrientes, del Gobierno de la Ciudad Autonónoma de Buenos Aires, artistas invitados y público entusiasta se vivió un anticipo de lo que ocurrirá en el anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola, del 16 a 25 de enero del 2015.

 

El acto de presentación al país de la edición 25 tuvo lugar en la Sala Auditorio de este reconocido centro cultural. La Reina Nacional del Chamamé, Rocio Britez, y el Jeroky Kara (dueño del baile), Juan Carlos Godoy fueron los encargos de dar la bienvendia al público y, seguidamente, se  procedió a la proyección del Trailer Oficial de la 25ª Fiesta Nacional del Chamamé y 11ª Fiesta del Chamamé del MERCOSUR. Por la pantalla también brindó un saludo el maestro Raúl Barboza que invitó a honrar juntos este camino de plata, "honrar la música, la cultura y nuestro arte".

 

El primero en hacer uso de la palabra fue el anfitrión, el director de la Usina del Arte, Gustavo Mozzi, que expresó una inmensa alegría por ser epicentro del lanzamiento en Buenos Aires de la Fiesta del Chamamé y además realizar  un festival con grandes figuras del género a lo largo de tres jornadas. 

 

El director de la Fiesta del Chamamé, Eduardo Sivori, fue el encargado de dar algunos anticipos de lo que sucederá en enero, aunque se encargó de aclarar que esta edición de plata ya dio inicio el pasado 19 de septiembre, el Día Nacional del Chamamé, y  que en los próximos meses están previstas varias actividades para vivir a pleno esta celebración popular tan arraigada en el ser correntino.

 

Anticipó que en diciembre habrá una navegación chamamecera que hará escala en distintos puertos de la provincia. Entre ellos, Esquina, Goya, Bella Vista, Barranqueras, Corrientes capital y finalizará en Itatí. En cada uno tocarán músicos locales. También señaló como parte de la Fiesta, otras celebraciones del pueblo correntino como San Baltazar y el Gaucho Gil, y anticipó que como siempre en el Cocomarola se podrá disfrutar del seleccionado mundial de los chamameceros. Siempre con la presencia de los consagrados y la sangre nueva del género.

 

Asimismo señaló que no faltarán las actividades que ya forman parte de la programación central de la Fiesta, como el mercado del chamamé, las serenatas a orillas del Paraná, las peñas y los foros. "La Fiesta del Chamamé nos pertenece a todos y en esa mesa no debe faltar nadie", expresó.

 

Fiesta de Homenajes

El presidente del Instituto de Cultura de la Provincia, Arq. Gabriel Romero, agradeció por su parte la presencia de chamameceros consagrados como Ramona Galarza y Ramón Ayala, y del ministro de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Hernan Lombardi, y el director de la Casa de Corrientes en Buenos Aires, Milciades Aguilar.

 

Aseguró que la 25ª Fiesta Nacional del Chamamé será una edición de homensajes, "hay que rendir homenaje a quienes pensaron en que una fiesta como esta era posible y quienes la sostuvieron. Nosotros simplemente le dimos nuestra impronta, siempre con el fuerte compromiso del Gobierno de la Provincia", resaltó. 

 

Al final hizo uso de la palabra el ministro de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi, que agradeció la posibilidad de organizar en La Usina del Arte, un adelanto de lo que ocurrirá en el Cocomarola. "Estamos muy contentos de tener chamamé en el barrio de La Boca, y esperamos que esto sea posible cada año", sostuvo.

 

Música y baile

Después del acto de lanzamiento llegó el turno de la música. A sala llena Antonio Tarragó Ros y Gabriel Cocomarola rindieron un sentido homenaje a sus raíces chamameceras, Tarrago Ros padre y Tránsito Cocomarola.

 

El final fue a puro baile de la mano de Blas Martinez Riera Grupo. Una bailanta que tuvo lugar en el foyer de la Usina del Arte donde todos se animaron a bailar, zapatear y más que uno a gritar un sacupay.