Ricardo Colombi, junto al secretario General de Gobernación, Carlos Vignolo y el ministro de Hacienda y Finanzas, Enrique Vaz Torres, y otros colaboradores, participaron esta mañana de la reunión convocada por el Presidente.

 

Seguir Leyendo
"Somos los primeros que pusimos el rumbo correcto para cambiar para siempre", arrancó Mauricio Macri, en un mensaje para inflar la autoestima de su equipo. "Logramos vencer prejuicios y desconfianzas... Hay una transformación muy grande en marcha en todo el país. No hay que caer en la pequeñez de la competencia política", expuso.

Alternando chistes con algunos ("Le aviso a (Ricardo) Colombi que mañana le intervenimos Corrientes por quejarse tanto", lanzó), el jefe de Estado insistió en la importancia de que aquellos que tienen responsabilidades en el Ejecutivo de enfocarse en la gestión, más allá de la contienda electoral.

"Nuestro combustible es esa pregunta de para qué estamos acá. Me encanta escuchar cuál es nuestro foco. Nosotros no tenemos que contestarle a la ex Presidente. Tenemos que trabajar muy duro y no despilfarrar tiempo", apuntó, en tono zen y buscando desestimar la idea de que el Gobierno alienta la polarización. Luego, Macri insistió: "Hay que romperse el traste para que la gente esté mejor"

Florencio Randazzo se diferencia de Cristina Kirchner: "Con tres procesamientos, no sería candidato"

Antes, al abrir la reunión, el jefe de Gabinete Marcos Peña, había hablado de la estrategia de cara a la campaña. "No tenemos que camuflar nuestra identidad política, no hay doble discurso y nuestra estrategia electoral es la gestión. Lo más importante de todo es no dejar de gobernar, seguir resolviendo problemas y ayudar a que los argentinos salgan del pantano del fracaso. El mayor apoyo que podemos darles a los candidatos es seguir haciendo nuestra tarea", indicó.

Y advirtió: "Como nos llamamos Cambiemos, tenemos que dar un ejemplo. Tenemos la vara muy alta por parte de los ciudadanos. Tengamos en cuenta que no podemos caer en el uso de lo público para la campaña".

Marcos Peña, luego de la reunión de Gabinete ampliado, para dar una conferencia de prensa en el CCK (DYN).

"La campaña electoral va a renovar ese contrato de cambio que tenemos. Nuestros rivales son el miedo y la resignación. Les van a decir que no se puede, que el cambio no es posible, que nos olvidamos de ellos. Pero con la esperanza vamos a dejar afuera el miedo y el cinismo", señaló.

El ministro coordinador hizo también un balance de la gestión y buscó debilitar la idea de que Gobierno es ajeno a la realidad. "Este no es un optimismo vacío de gente volada que no sabe lo que está pasando: se nutre de la realidad y del convencimiento del camino", enfatizó.

A Peña lo siguieron los discursos de los gobernadores radicales Ricardo Colombi y Gerardo Morales (Jujuy), del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que también aprovechó para pedir gestión y no responder a la oposición: "En los próximos días, cuando escuchemos a esos dirigentes que fueron parte de la resignación vamos a tener que hacer el esfuerzo de no perder un segundo discutiendo con ellos. Este es nuestro trabajo y no podemos perder ni un segundo. Hay muchos lugares donde el cambio concreto no llegó. En muchos hay esperanza, pero hay otros lugares donde todavía duele la provincia y donde hay argentinos que sufren".