Un hombre ingresó esta mañana armado con un mazo a una agencia de remises de la ciudad de Corrientes en la que trabajaba y tomó a cinco personas como rehenes. Luego de varias horas de tensión todos fueron liberados, salvo el responsable del hecho, que está detenido.

 

Seguir Leyendo
El episodio se produjo en la sede de la remisería "Apipé", situada en Santa Fe e Yrigoyen, que esta mañana fue rodeada por efectivos de la Policía local, informaron medios locales.

 

El hombre negoció con el mediador policial Alejandro Bottini a través de una ventana. El sujeto manifestó que prestó servicios durante 11 años y nunca fue contratado.

 

Luego alegó que fue despedido y a través de una hoja de papel manifestó que buscaba percibir un supuesto dinero adeudado por la compañía. En pleno descontrol, en un momento arrojó una impresora desde la ventana.

 

Jorge Aguilar, propietario de la empresa, expresó que la persona "fue bajada de su móvil por continuas quejas de los clientes". "Fue imposible mantenerlo en el trabajo. Acá no se despide a nadie y solo se le dejó de entregar el auto que manejaba", completó.

 

Por su parte, Karina, una empleada de la remisería, aclaró que hasta el martes el hombre desempeñaba funciones en el lugar. Dijo que "es un desquiciado que siempre se mostró en rebeldía contra la empresa". "Tiene tendencia a ser agresivo y ahora le saltaron los tapones", añadió.