El gobernador Ricardo Colombi y el intendente Fabián Ríos tuvieron una enigmática reunión habrían acordado ayer avanzar en una inversión conjunta para la definitiva concreción de Santa Catalina. Hasta el momento nadie quiso develar dónde se concretó el encuentro que habría durado una hora reloj.  El ministro secretario general de la Gobernación, Carlos Vignolo, confirmó a El Litoral que participó del cónclave.

 

 

Sólo se supo el horario: a las 18. Nadie más pudo confirmar dónde se realizó el encuentro entre Colombi y Ríos. Tan enigmático fue todo que hasta la guardia personal del mandatario aseguraba no saber dónde estaban.

El director de información pública, Julio Burna, atónito y algo avergonzado dijo a los periodistas que esperaban en las puertas de Casa de Gobierno: “Sólo me dijeron que sería a las 18. Llamé para averiguar el lugar y no me atiende el teléfono”.

Ante el desconcierto, la propia guardia del Gobernador, instruidos por una secretaria, salió a buscar al mandatario, para al menos saber dónde estaba. “Siempre sabemos donde está, pero ahora nada. Así que nos ordenaron salir a buscarlo. Están algo preocupados”, aseguraron tal vez para despistar a los periodistas.

 

Minutos más tarde regresaron algo aliviados. Todo indicaba que habían logrado, al menos, dar con el vehículo oficial. Por lo bajo y sin mover los labios, dieron pistas del supuesto paradero. Nadie pudo confirmar ese dato. Nadie quiso develar dónde se realizó el cónclave. Se supo que en la residencia oficial de Costanera no fue. 

 

Algunos funcionarios y ministros que pasaron por sus oficinas, minutos antes de las 19, chicanearon a la prensa y entre risas cómplices dijeron: “Están en la feria del libro, tomando mate y leyendo a Heidi”. Algo no muy difícil de creer.

Pero hasta el cierre de esta edición, aún era un enigma el lugar del encuentro. Las versiones de pasillo aseguraron que Colombi, Ríos y Vignolo tomaban mate en el bunker del intendente, en San Juan y Rivadavia. Ni el propio Vignolo lo quiso confirmar.

 

Finalmente diez minutos después de las 19, Carlos Vignolo llegó a Casa de Gobierno y en su despacho atendió a la prensa. Mientras eso sucedía, el gobernador Ricardo Colombi llegaba y se instalaba en su oficina. Nuevamente lograron su cometido: evitar a la prensa.

“Hay muy buena voluntad política", dijo y agregó:  “No hay una fecha específica de un nuevo encuentro pero sí hay diagramadas reuniones de trabajo. Hay que ser prudentes porque se generan expectactivas. Hay que seguir trabajando. Hay muy buena voluntad política y destaco la vocación municipalista del Gobernador”.

 “La búsqueda de tener un espacio tranquilo y distendido para dialogar. No se da de esta manera por una cuestión de querer esconder la información”, explicó.

El ministro  adelantó también que en el día de hoy se van a conocer en profundidad los avances en la reunión pero destacó: “Fue una reunión buena. Amena. Se está cumpliendo con el objetivo que se han dado en las reuniones anteriores.  Hay predisposición por parte de ambos mandatarios y es bueno poder separar la paja del trigo”.

“Mañana vamos a construir un agenda. Tenemos capacidad para armar una agenda común”, destacó.

Sobre Santa Catalina Vignolo manifestó: “Hay muchas posibilidades de trabajar conjuntamente en Santa Catalina. La idea es tener un acuerdo definitivo y tras ello armar la agenda que luego se dará a conocer”.

Sobre el motivo de tanto misterio para evitar conocer el lugar de la reunión, el funcionario explicó: “Se busca un espacio de privacidad para poder discutir e intercambiar opiniones. La reunión fue entre el Gobernador, el Intendente y quien les habla”.

“No hay fecha de una nuevo encuentro pero si se han diagramados reuniones. Es importante destacar que hay buena voluntad política por parte de ambos mandatarios”, manifestó.

Fue la cuarta reunión de los últimos 7 meses. La tercera de la semana. Ambos mandatarios trabajarán en conjunto por la consecución de distintas gestiones que llevan adelante Provincia y Municipio, como el Sistema de Transporte Unificado y las obras de Santa Catalina. 

La primera vez que el mandatario recibió a Ríos fue el 28 de diciembre, Día de los Inocentes. El cónclave se concretó luego de reiterados pedidos de una audiencia por parte del Intendente.

El lunes se reunieron en pleno Día del Amigo y todo indica que volverán a reunirse tras el cónclave de ayer, lejos de la prensa.