La concejal de ELI, Liliana Gómez, acompañó el despacho impulsado por el bloque oficialista y fue el voto clave para la aprobación de los pliegos. Durante y después de la sesión fue muy criticada por sus pares del interbloque. “Se equivocó”, dijo su par Gisela Gasparini.

 

 

Los concejales del Frente para la Victoria (FPV) lograron ayer los dos tercios para aprobar los pliegos de licitación del transporte y recolección de residuos con el apoyo del Panu y de la concejal de Encuentro Liberal (ELI), Liliana Gómez. Esta última fue quien inclinó la balanza a favor del oficialismo y dejó abierta una herida dentro del interbloque Encuentro por Corrientes (ECO).

 

Durante el debate en el recinto los concejales de la oposición no le dejaron pasar la postura asumida por la edil Gómez. Por ejemplo Javier Saez (Partido Popular) lamentó que “concejales que han ingresado  por Encuentro por Corrientes acompañen esto (por los pliegos)”.

 

La representante de ELI, partido que reafirmó su pertenencia a la alianza de ECO para las próximas elecciones  provinciales no hizo uso de la palabra y recién después de concluida la maratónica sesión explicó su voto.

 

Así, en declaraciones a medios, Gómez aclaró: “Yo no acompañé al oficialismo en esa figura, como me la plantan. Acompañé un dictamen del cual yo he sido parte en estos últimos tres meses”, sostuvo.

 

Explicó al respecto que ella personalmente realizó aportes a partir de observaciones técnicas (del Colegio de Bioquímicos y de la Asociación de Empleados municipales) y de pedidos de vecinos. “No fue por decisión propia, me reuní con mis vecinos”, insistió.

Gómez resaltó además que “esta concejal que entra por Encuentro Liberal comunicó lo que iba a sostener a su organismo partidario”. 

 

Y por último, consultada sobre los dichos de Saez postuló “él también dijo que entramos con el voto de confianza de los vecinos; y yo consulte a mis vecinos lo que ellos esperaban de residuos y de transporte” y al final afirmó “Yo no engañe a nadie”.

 

Quiebre

 

Habló también con la prensa la otra concejal de ELI en el Concejo Deliberante capitalino. La edil Gisela Gasparini confirmó que su par Gómez llegó a presentar una nota al comité del  partido, donde manifestó las modificaciones que introdujo al pliego, “de todas formas, lo presentó no como la forma que iba a votar”, enfatizó.

 

Gasparini aseveró que en ningún momento su par buscó hablar y acercar posiciones con los integrantes de su propio bloque. “Hay que remarcar que si hubo un quiebre en el bloque ECO”, reconoció.

 

Consideró que a partir de ahora será complicado trabajar en el interbloque “se torna difícil porque se trata de los proyectos más importantes y se marcó un posicionamiento político”, advirtió la edil.

 

Por último, aclaró que el voto de la edil Gómez no fue por un mandato partidario, “no hubo orden de ELI, no nos manejamos de esa manera desde el sector que lidera Pedro Cassani”, señaló.