Tras la declaración de certeza del Superior Tribunal de Justicia (STJ) con la cual autorizó al Municipio capitalino a utilizar el voto electrónico, el senador kirchnerista Carlos Camau Espínola intenta revertir esa decisión en la Justicia. Así evitaría que la elección municipal en la Capital se realice de manera separada a las provinciales y nacionales, como lo dispuso el STJ, y tendría a quién responsabilizar en la interna peronista por una eventual derrota en su nuevo intento de ser gobernador. Su aliado Rodolfo Martínez Llano ya opera en su favor y el presidente temporal del STJ, Fernando Niz, podría cambiar su propio fallo.

 

Seguir Leyendo
El pasado lunes 16 se conoció que el STJ había resuelto hacer lugar a la medida cautelar promovida por el Municipio de la Capital para utilizar la boleta electrónica en los comicios comunales de este año. La autorización está condicionada a que estas elecciones no coincidan con las provinciales ni nacionales.

Así, al elegirse intendente en la Capital en fecha distinta de gobernador o legisladores nacionales y provinciales, las posibles candidaturas a reelección de Fabián Ríos y a gobernador de Camau quedarán cada una con el desafío de demostrar su propio peso específico. En esta conocida interna entre ambos referentes del peronismo, al enfrentar separadamente elecciones no tendrán posibilidad alguna de repartirse culpas si tuvieran resultados negativos.

En este marco, Ríos aceptó el reto de poner a prueba su propia performance electoral, aunque a Camau parece no convencerle (o convenirle) este escenario. Pues, desde las últimas horas corren fuertes versiones en ámbitos políticos y judiciales sobre una operación de Martínez Llano para que Niz, quien temporalmente preside en STJ, en contra de lo que votó días antes, haga lugar a una presentación para frenar la elección municipal en la Capital, tal como se había dispuesto desde ese órgano.

“Nos llegaron versiones de que se estaría tramando una operación político-judicial para que Capital no vote como lo dispuso el Superior (STJ); el Concejo Deliberante resolvió a fines de 2016 la utilización de la boleta única electrónica y la fecha es un aspecto que no se relaciona con el objetivo de alcanzar mecanismos más transparentes en una elección”, afirmó el edil Norberto Ast (UCR). Y sostuvo que “definir la fecha es una atribución del Concejo a propuesta del Ejecutivo municipal y si votar separadamente es la alternativa posible para avanzar en mecanismos más transparentes, creo que es viable, pero si aparece una presentación judicial en contra sólo le cabe la interpretación de que se está buscando alguna artimaña para evitar clarificar las cosas o sacar alguna ventaja”.

No sólo corren versiones de una posible presentación, como lo señaló Ast, sino también la posibilidad de que prospere, habida cuenta la cercanía entre Niz y Martínez Llano. Para ello se apelaría a un “sello de goma”, como se dice en la jerga política a los partidos sin estructura (ni dirigentes ni militantes) pero que reúnen condiciones legales (con afiliaciones incomprobables) para ser utilizados como instrumentos ante la Justicia. Apelando a este artilugio es como Martínez Llano y Camau Espínola, con la connivencia de Niz, buscarían evitar que Ríos se despegue de la irresuelta interna del PJ correntino.

Sin el arrastre que ofrecía en otros tiempos Cristina Kirchner, ni el que pueda tener ahora Ríos después de una gestión municipal, Camau pareciera que no se anima a competir nuevamente por el Sillón de Ferré, tras haber quedado detrás de Ricardo Colombi cuando fue reelecto el gobernador de Encuentro por Corrientes (ECO). Esta vez no tendrá que enfrentarlo nuevamente, pero las encuestas, que se manejan desde un lado y el otro, siguen posicionando en primer lugar a ECO aunque todavía no tenga candidato.

Esto lo sabe Camau y busca viento a favor para llegar a una nueva candidatura a gobernador con chances creíbles. Tal vez tenga miedo de naufragar y repetir su historia, a sabiendas de que en política acumular dos segundos puestos no tiene el mismo mérito que en el deporte.