Durante la mañana de ayer, en el cruce de las calles 9 de Julio y La Rioja, se registró una discusión entre un inspector de la Dirección de Tránsito municipal y el acompañante de un vehículo que estacionó en la zona destinada a carga y descarga de caudales del Banco Provincia. Según el trabajador comunal, recibió agresiones verbales y amenazas, en tanto que el conductor del automóvil manifestó que hubo un fuerte cruce verbal pero sin agresiones.

 

 

El conductor del vehículo es una persona en silla de ruedas cuyo automóvil está adaptado y que estacionó un momento en el lugar para realizar unos trámites debido a que no contaba con la silla adaptada.

 

En declaraciones radiales, el agente Víctor Sotelo señaló que al informar al conductor vehicular que no podía estacionar en el lugar, recibió todo tipo de insultos, agresiones y amenazas verbales de parte del conductor y el acompañante. En tanto el conductor, 

identificado como Guillermo Landi, señaló que en ningún momento insultó o agredió al inspector y que hubo un cruce verbal entre su acompañante y el inspector por la prohibición de estacionar a pesar de contar con una discapacidad.

 

El inconveniente no pasó a mayores, aunque el inspector realizaría la denuncia policial.