Una gran columna de guardapolvos blancos atravesaron la ciudad desde la Facultad de Ciencias Agrarias hasta Casa de Gobierno. Allí se entregó un petitorio. En San Roque, también hubo una manifestación en el mismo horario. Participaron los padres y familiares del joven ultimado.

 

 

Mas de cuatro mil personas, entre estudiantes, profesores, vecinos y ciudadanos marcharon a pie desde la facultad de Ciencias Agrarias hasta la plaza 25 de mayo donde se entregó un petitorio al Gobernador de la Provincia. Se vivieron momentos de mucha emotividad, dolor, angustia al recordar a Maximiliano Aquino, a quienes los diferentes oradores y organizadores de la movilización, lo destacaron como un estudiante modelo.

Pasadas las 18, se inició el recorrido en silencio con velas encendidas para presentar la luz de la paz. Una larga fila de guardapolvos blancos atravesaron la ciudad.

 

Con carteles y pancartas y la rectora de la Universidad Nacional del Nordeste Delfina Veiravé al frente, la movilización se detuvo en calle Uruguay 393, sitio donde mataron al estudiante de agronomía. El padre  ‘Goyo’ Valenzuela se dirigió a la multitud. “Es una marcha de silencio pero el clamor está en los corazones”.

 

Así expresó el párroco de la iglesia San Juan Bautista, quien además realiza las homilías a los estudiantes universitarios. “Como ser humano sentí como cualquiera, impotencia, bronca. Me indignó lo que ocurrió. Yo no lo miro como una marcha, veo como que todos dicen ‘nunca más una muerte, nunca más otro Maximilia-no”. Lo siento así. Es una marcha de silencio pero también es clamor entre los corazones”, aseveró el párroco.

 

Luego se pintó un testimonio con aerosol y se encendieron las velas.

 

Fue conmovedor ver como los vecinos del barrio en solidaridad, salieron a las veredas con sus velas prendidas.

El silencio era rotundo y sólo se escuchaba los pasos de miles de estudiantes que decidieron salir a la calle para pedir por más seguridad y paz social.

 

La multitud cruzó toda la avenida Poncho Verde y a  medida que fue avanzando, se sumó más gente. Por la avenida Vera fue el último trayecto recto y luego se dobló por calle Salta para realizar un acto frente a la Casa de Gobierno donde había algunos policías.

 

En el petitorio confeccionado por estudiantes del Campus Cabral se destacó la inmediata puesta en marcha de una política de seguridad y prevención, que consta de control de motos en las zonas aledañas a la facultad, colocación de garitas policiales en las inmediaciones de la casa de estudio, con recorrido de patrulleros. Mejor servicio de iluminación en el barrio. Colocación de Cámaras de Seguridad e instalaciones de centros de salud. En tanto se solicitó el retorno del recorrido de la línea de colectivo 104 por calle Sargento Cabral, además de la creación de un corredor universitario desde el campus hasta la avenida Poncho Verde.

 

Marcha en San Roque

 

La escuela Normal Juan García de Cossio de la localidad de San Roque organizó una marcha paralela a la marcha realizada en la capital correntina  con multitudinaria concurrencia, alrededor de más de 1.200 personas acompañando el dolor de una familia destrozada por un crimen inesperado y atroz. 

 

El momento más emotivo se produjo cuando el padre de la víctima expresó su agradecimiento a toda la comunidad por el apoyo 

“Mandamos a nuestros hijos para que tengan un mejor futuro, soy un humilde trabajador de campo, hoy tengo que vivir este momento muy doloroso, Maxi ya no está pero pedimos justicia en memoria de él, tenía toda una vida por delante y estudiando para tener una vida mejor, ser lo que yo no pude ser, agradezco a la comunidad sanroqueña por tanto apoyo”, manifestó acongojado y consolado por su esposa y el hermano de Maxi.