Inspectores de la Secretaría de Ambiente debieron clausurar de manera preventiva la panadería y confitería ubicada en la esquina de Mendoza y 9 de Julio. Los agentes constataron falta de higiene general, presencia de plagas, instalaciones eléctricas precarias, elementos de cocina en estado de deterioro, no posee salida de emergencias, entre otras irregularidades.

 

 

 

La Municipalidad de Corrientes clausuró preventivamente la confitería “Martha de Bianchetti”. Agentes pertenecientes a la Secretaría de Ambiente, a cargo de Félix Pacayut, inspeccionaron el local y constataron serias deficiencias en materia de higiene y seguridad tanto en el subsuelo como en el salón de ventas.

 

Los inspectores dependientes de la Dirección General de Control e Inspecciones labraron las actas de clausura debido a las malas condiciones constatadas en la panadería ubicada en el subsuelo del local, en la que se detectó falta de higiene general en piso, paredes y cielorraso, presencia de plagas (cucarachas y roedores), y conexiones eléctricas precarias y deficientes.

 

Al momento de la inspección, el sector de panadería contaba con un piso irregular y azulejado incompleto y deteriorado, falta de campana evacuante sobre los anafes, equipos de cocción, maquinarias en desuso, ventanas y ventiladores con falta de higiene y suciedad de larga data. También se encontraron cámaras con materia prima sobre el suelo, óxido en las paredes y burletes deteriorados.

 

En materia de seguridad, el local no cuenta con salida de emergencias. Toda la instalación eléctrica se realizó de manera precaria. Los cables en el subsuelo encontraban totalmente a la vista y los tableros sin tapa. Además, se detectaron cables cerca de elementos altamente combustibles. El local tampoco cuenta con luces de emergencia ni carteles de señalización de salidas de emergencia en ninguno de sus ambientes.

 

Se observó una heladera vertical en avanzado estado de deterioro y con mal funcionamiento, que contenía materia prima.  En el lugar faltaban además contenedores de residuos. La presencia de cucarachas fue constatada en todas las áreas de producción.

 

Los baños del personal no contenían elementos de aseo básicos, y se detectaron cucarachas y falta de higiene. Contaban además con un vestuario insuficiente para la cantidad de personal, que se encontraba desordenado.

 

En cuanto a la planta alta, en el sector cocina se verificó una garrafa de 45 kg depositada en el baño de hombres y máquinas para limpieza en el de mujeres.  En el lugar se encontraron heladeras y freezers con sobrecarga y que contenían materia prima mal acondicionada.

 

Se utilizaban bolsas de residuos para almacenar productos terminados. También se constató la mezcla de productos semielaborados con otros terminados, falta de rotulación de los alimentos y óxido en las paredes internas de los equipos de frío.

 

Además, el personal encargado de la preparación de los alimentos vestía un uniforme incompleto (ropa de calle), y no aplicaban buenas prácticas de manufacturas alimenticias. Se detectó además el uso de bijoutterie en personal de panadería. El local tampoco cuenta con las condiciones higiénico - sanitarias y edilicias para la fabricación de helados.

 

En el entrepiso del local se inspeccionó el depósito de cocina, en el que los inspectores observaron un desorden y falta de higiene generalizada, la utilización de bolsas de residuos y envases de segundo uso para el almacenamiento de materia prima, insumos en el piso y sin protección, tachos de pintura y elementos en desuso en contacto con los alimentos, y presencia de materia fecal de roedores.

 

A nivel de documentación, el local no contaba con plan de contingencia y evacuación en caso de siniestro, no contaba con certificados de limpieza y desinfección de tanques de agua ni análisis de potabilidad, se observaron 4 tanques en estas condiciones. El local tampoco contaba con carnet habilitante para la manipulación de alimentos

 

Por estas razones los inspectores clausuraron preventivamente el comercio y giraron las actuaciones al juzgado de falta correspondiente, en el marco del protocolo de actuación que viene implementándose durante la gestión del intendente Fabián Ríos.