Ante la cercanía de la Semana Santa y en virtud de que esa fecha puede ser clave por la posibilidad de ocurrencia de fenómenos extremos, el especialista en Climatología, Ing. Agr. Eduardo Sierra volvió a brindar hoy miércoles 16 de marzo una conferencia en la capital correntina sobre “El Niño. Perspectivas climáticas a corto y mediano plazo”. En la oportunidad, el especialista fue concreto al asegurar que el fenómeno “aún está en desarrollo” y claro al recomendar que “hay que seguir en alerta hasta mediados de abril”.

 

 

En el marco de una nueva convocatoria realizada esta mañana en el Salón Verde de Casa de Gobierno, el encargado de abrir la conferencia fue el secretario de Agricultura y Ganadería de la Provincia de Corrientes, Lic. Manuel García Olano, quien recordó que “se planteó esta iniciativa preventiva de junio del año pasado, conscientes de las perspectivas climáticas que se venían y que nos permitieron trabajar con más certeza sobre estos eventos”. “Y fue importante poder utilizar estas herramientas para hacer un trabajo de prevención, que se hicieron, y como toda cosa que funciona bien se tiende a repetirlas, mejorarlas, y por qué no potenciarlas”, reflexionó.

 

Recordó el Secretario desde que se le comunicó al Gobernador sobre esta posibilidad de la llegada del fenómeno “comenzamos a transmitirlo a todo el sector productivo, por indicaciones suyas la ampliamos a otros sectores, y así trabajar para esperar los embates de lo que podía ser lo que la mayoría de los pronósticos coincidían”. “Creo que funcionó bien, en el sector productivo se trabajó muy bien, no se sembró donde no se tenía que sembrar, se ubicó la hacienda”, remarcó, y dijo que aquel que decidió hacerlo, fue por decisión propia y “no por ausencia del Estado”. “Nunca se dejó de comunicar”, dijo.

 

“Estamos muy conformes de la manera en que se trabajó” rescató García Olano, adelantando que es intención de seguir utilizando estas herramientas preventivas “todos los años, y no solamente los que vienen críticos”. También destacó que en zonas urbanas y sub urbanas también “se trabajó bien”, y rescató en ello a “la mayoría de los intendentes”, ya que varios municipios, por ejemplo, “readecuaron sus canalizaciones”. “Es un evento climático que no se puede evitar, pero las pérdidas hubieran sido mucho mayores, incluso con vidas humanas, si no se hubiera actuado como se actuó”, reflexionó el funcionario.

 

Y, refiriéndose a esta nueva charla de Sierra, insistió en la figura de que “El Niño aún no se terminó, estos eventos son de esta naturaleza, Semana Santa era el punto crítico, no lo decimos nosotros, por lo que creíamos que era importante volver a instalar el tema”. “Si bien lo que pasó fue importante, lo que se viene no es menos peligroso en cuanto a sus consecuencias”, por lo que advirtió que “no hay que dormirse y seguir trabajando”.

 

 

 

La Conferencia de Sierra       

 

“Sigamos en alerta hasta mediados de abril, no pensemos lo peor pero tampoco nos descuidemos”, advirtió Sierra en esta nueva charla ofrecida esta media mañana; al tiempo que ponderó el trabajo preventivo iniciado por Corrientes desde el año pasado indicando que: “me gusta lo de la Provincia, que comenzó por donde se debe”. Reconoció que se está frente a un evento que “no es lo que decían el año pasado”, y que “sin embargo es un episodio fuerte, sobre todo localmente”.

 

“No es el momento para estar tranquilos, el período no terminó”, advirtió Sierra, quien consideró que el mismo no sería tan fuerte como el del año 1998, y espera que “ojalá no sea tan fuerte, pero no es lo que dice la estadística”. En ese sentido, dijo que hay que estar atentos y esperar el efecto residual que llegue de las lluvias del Brasil y la crecida del río Paraguay, que siempre es más lenta. “Los climatólogos no anunciamos desastres, sino que damos perspectivas para tomar precauciones”, indicó.

 

“En este momento todos dicen que el fenómeno terminó, pero no es así”, insistió Sierra, tras explicar el origen de El Niño que se produce cuando los vientos alisios se debilitan, provocando inicialmente un calentamiento del Océano Pacífico ecuatorial. Sierra manifestó que la mayoría de los pronósticos estiman que el fenómeno podría volver en los meses de junio y octubre, por lo que estimó que “es una temporada en la que vamos a tener que estar en alerta hasta diciembre”.

 

Sierra recordó que en este último mes el fenómeno “nos dio un respiro, estamos tranquilos”, pero advirtió que esto también puede ser “lo que precede a las tempestades”. Y correlacionándola con la historia del famoso hundimiento del trasatlántico Titanic, dijo: “pronostico que hay témpanos, no que van a chocar con uno”.

 

Puntualmente, Sierra se refirió a lo inmediato, un período de diez días a partir de hoy en el que, precedido de una importante ola de calor, se prevén intensas lluvias sobre todo el fin de Semana Santa. “No es una perspectiva como la del 82-83, pero no hay que descuidarse”, estimó, y advirtió: “estamos en el momento de mayor alerta e incertidumbre”.