Los creyentes participaban anoche de una peña folklórica con comida típica. Estaba programado el paso de los brasas y quema de muñecos. Hoy se realizará una procesión por las calles del barrio y misa. El arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik presidirá la ceremonia religiosa. 

 

 

La comunidad de San Juan Bautista celebra sus fiestas patronales. Ayer iniciaron los festejos con peña folklórica y se aprestaban a recibir a medianoche el día litúrgico con el paso de las brasas, si las condiciones del tiempo lo permitían. Hoy, los fieles harán una procesión por las calles del barrio.

 

La fiesta de San Juan es una tradición que amalgama expresión religiosa y popular. Es un focklore que une a generaciones de vecinos creyentes y estudiantes que conviven en el entramado urbano de la zona del templo, entre las facultades de Medicina, Ciencias Veterinarias y Agronomía, en los barrios Aldana y Bañado Norte.

 

El domingo la comunidad realizó una kermese y exposición de las instituciones en el salón parroquial, ubicado en la esquina de Baibiene y Brasil. Mientras, un grupo de colaboradores preparaban el menú que ofrecerán durante el festival, como empanadas, pastelitos, chipá cuerito, entre otros platos típicos.

 

Contiguo al templo, se guardaba un muñeco de casi tres metros de altura. Estaba previsto encenderlo, minutos antes de medianoche, en representación de la destrucción de los siete pecados capitales. Esto deriva de una costumbre pagana de Europa donde se veneraba al fuego en tiempos de cosechas, coincidente con el solsticio de verano. Significa el triunfo de la luz sobre la oscuridad.

 

En Corrientes, en tanto, para la festividad de San Juan se realizó una síntesis de esta costumbre y la fe cristiana, sumando a otras tradiciones de raíces guaraníticas.

 

Así, cerca de las 21 se realizó la apertura del festival en el patio de la parroquia. Luego, estaba programada la actuación de distintos grupos folcklóricos, entre ellos, “Los del Paraná”, el ballet municipal “Siete Corrientes”, “Las Cuatro Voces”, el ballet de folklore de la parroquia, Alfredo Monzón, “Ipu Porá” y “Los Norteños”.

 

También, se encenderían las luminarias. Se trata de una costumbre que data de los tiempos de los primeros peregrinos que concurrían al templo para venerar al patrono de la ciudad y cuyo camino era iluminado por las velas que encendían los vecinos. En la actualidad, es común encender siete velas en el frente de las casas que indican las siete puntas de la ciudad.

 

Si las condiciones del tiempo lo permitían, a medianoche estaba prevista la salida de la imagen de San Juan Bautista para bendecir a los presentes en el predio. Después se realizaría, tal lo programado, el paso sobre las brasas con los pies descalzos o “Tatá Yehasá”. Su recorrido es de aproximadamente 15 metros de largo y los que lo hacen con fe, según la creencia popular, no recibirían quemaduras de ningún tipo.

 

Cada año, este rito convoca a cientos de feligreses en el predio de la parroquia. Muchos de los creyentes son promeseros que se acercan en agradecimiento al santo por la curación de alguna enfermedad. Otros piden una ayuda al patrono.

 

El templo está ubicado en el barrio Aldana, a menos de 100 metros del Bañado Norte, a unos 300 metros del río Paraná. Creada el 3 de febrero de 1910, es una de las 50 parroquias que integran las arquidiócesis de Corrientes. Junto a las parroquias de Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora del Pompeya y Sagrado Corazón de Jesús forman el decanato V, radicado en la ciudad de Corrientes.