El gobernador Domingo Peppo firmó decretos con las sanciones administrativas para empleados públicos que fueron denunciados por incumplimiento o mal desempeño de sus funciones. Con la firme decisión de bregar por la calidad institucional y los servicios que brinda el Ejecutivo, el mandatario decretó la expulsión de cesantía de alrededor de 50 trabajadores.

 

Seguir Leyendo
Se trata de expedientes iniciados entre el 2012 y 2014 a empleados públicos por distintas causales que perjudicaron o incumplieron con su función dentro del Estado. Los procesos administrativos se iniciaron por denuncias privadas, civiles y penales, que tuvieron intervenciones legales de las dependencias involucradas como ser Asesoría General de Gobierno, la Fiscalía de Estado, o las Asesorías de organismos gubernamentales.

“Estamos cerrando un proceso administrativo, por el cual se inició sumarios a varios trabajadores que incumplieron en sus obligaciones dentro de la función pública”, expresó el gobernador, al tiempo que detalló que se trata de alrededor de 50 trabajadores que fueron sancionados por abandono de trabajo, mala praxis, incompatibilidad de funciones, o maltrato de personas a cargo.

“Cada expediente fue analizado y estudiado por organismos competentes, lo que le otorga el aval para respaldar esta decisión”, aclaró Peppo, al tiempo que reafirmó su postura: “Son personas que por distintas situaciones faltaron en su rol como servidores públicos, fueron investigados y les corresponde esta sanción”.

En tanto, el gobernador apuntó a su objetivo de gestión de mejorar la calidad de los servicios para tener un Estado al lado de la gente; y remarcó el rol fundamental de los recursos humanos. “La gestión pública se construye con hombres y mujeres que tienen vocación de servicio y para esto es necesario respetar las funciones que se les son asignadas y además tener un fuerte compromiso con el trabajo”, sostuvo.