La huelga docente nacional se producía con un acatamiento superior al 90%, según aseguraron los maestros en conferencia de prensa. La medida de fuerza afecta a 9 millones de estudiantes del nivel inicial, primario y secundario de escuelas públicas y privadas, además de las universidades nacionales en todo el país.

 

Seguir Leyendo

 

El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Eduardo López, señaló que "el índice de adhesión al paro es superior al 90 por ciento", aunque "no exitoso, porque eso sería dar clases".

"Es un paro masivo con altísima adhesión que muestra las convicciones docentes desde Ushuaia a La Quiaca, por la reapertura de las paritarias a nivel nacional, para exigir las netbooks que no están llegando, y para reclamar el 10 por ciento del PBI en Educación", sostuvo el dirigente gremial.

Pese a la información suministrada por los gremios, un sondeo realizado en el norte y el centro del país arrojaba que el acatamiento es dispar en algunas provincias como Córdoba, Corrientes, Mendoza, La Rioja, San Luis y Salta. En la Ciudad hay comunas que se sumaron a la huelga casi en su totalidad, mientras que en otras escuelas están dictando clases normalmente. En la Provincia el panorama estará más claro al mediodía.

Siete sindicatos docentes dictaron un paro para este miércoles en el sistema de enseñanza en reclamo de una recomposición salarial. Consideran que el avance de la inflación produjo un alto deterioro del poder adquisitivo, por lo que quedaron desfasados los acuerdos salariales firmados a comienzo de año. El sueldo de un maestro que se inicia, tras la última paritaria, quedó fijado en 8500 pesos, con la perspectiva de incrementarse a $9672 a enero de 2017.

Para los educadores, el ajuste salarial previsto no solo es insuficiente, sino que exigen un incremento del presupuesto educativo ya que, de lo contrario, "vamos a tener que optar entre educación de calidad o inclusión", porque "la plata no alcanza" para abordar ambas necesidades.

"En mi escuela no entregaron las netbooks de Conectar Igualdad. Por primera vez mis alumnos me preguntan qué hay de comer en la escuela, y no por las netbooks", fustigó López en la rueda de prensa, al referirse sobre el impacto de la cuestión social.

Además, López cuestionó que el presidente Mauricio Macri no haya cumplido con la promesa de sacar el Impuesto a las Ganancias, ya que en "el gobierno anterior, el 13% de los docentes pagaban" el impuesto, mientras que en la actual gestión esa cifra subió al "32 por ciento".

A su vez, el titular de la Unión de Docentes Argentinos (UDA) Sergio Romero destacó a la huelga como "excelente" y elogió "la fuerte decisión de los docentes de parar, para la disconformidad con el sistema educativo nacional".

"Cada vez que paramos se cree que es por los salarios, pero el común denominador es un sistema educativo que tiene que funcionar en plenitud", sostuvo el sindicalista, quien resaltó que entre los maestros "no hay divisionismo".

"El reclamo es unánime. Esta protesta muestra el descontento de los docentes de toda la Argentina, que evidencia una grave crisis educativa", concluyó en declaraciones a radio Belgrano.

Las medidas de fuerza de los maestros continuarán el próximo viernes 2 de septiembre, hasta tanto tengan una propuesta y una oferta del Ministerio de Educación de la Nación, a cargo de Esteban Bullrich. Sin embargo, el funcionario ya aclaró que el Gobierno no está dispuesto a reabrir la paritaria docente.