Junto a Aída, Rozas y los Cipolini, el candidato a presidente del Pro se reunió con productores, a quienes pidió que “transmitan la convicción que ya tienen” y adelantó: “Tenemos el desafío de dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo”.

 

Esta tarde, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, visitó la Cooperativa Sáenz Peña, donde se dirigió con productores de la localidad y la zona, en compañía de la intendenta y candidata a Gobernadora Aída Ayala, el candidato a Vice Burno Cipolini, el intendente termal Gerardo Cipolini y el senador nacional Ángel Rozas. 

 

Aída fue la primera en barajar los ejes más importantes de su plataforma dirigida al sector agropecuario. “En nuestro ADN esta la defensa irrestricta al campo porque solo así hay industrias”, señaló.

 

“NO LE ECHEMOS LA CULPA A TÉVEZ”

Por su parte Mauricio Macri dijo que estaba en Sáenz Peña no solo para acompañar a Aida en el tramo final de campaña,  sino porque sentía que también “en el Chaco estamos tomando conciencia de que la Argentina necesita un cambio. Un cambio que  venga a unir a los argentinos porque como decía el productor no podemos seguir agrediéndonos y no escuchando los problemas que pasan, que suceden, que sufren los argentinos  a lo largo y a lo ancho del país, que no solo son los productores agropecuarios, empieza por los 14 millones de pobres que hoy tenemos esperando soluciones concretas”. 

 

El jefe de Gobierno porteño aseguró que “cree en el cambio” porque no sólo viene a unir sino a dar, “no le venimos a quitar a nadie, aquel que está en la pobreza, no solo lo vemos, lo reconocemos, no enojándonos con un ídolo nacional como Tévez que dice que hay pobreza en Formosa sino que al reconocerla ponemos como prioridad resolverla en la gestión de mi gobierno que viene y comenzará el 10 de diciembre”.

 

En ese sentido adelantó que pondrá el país en marcha, e hizo un llamado a cada “hombre de campo”: “Esa convicción que ustedes ya tienen, la tienen que transmitir, la tienen que mostrar a todos: que ustedes creen porque es posible y que no tenemos que tener miedo de ser protagonistas de una nueva época en el país. No tenemos que tener miedo que desde este país volvamos a liderar Latinoamérica porque Latinoamérica necesita de una Argentina de pie”. 

 

Recordó que “hace cuatro años que la Argentina no crece, hace cuatro  año que no se genera trabajo en el Chaco ni en ningún lugar de la Argentina, hace cuatro en los que nadie consigue trabajo salvo que sea un militante de la Campora”. 

 

También reivindicó el trabajo de los productores señalando que es el primer gran motor que tiene este país. Dijo conocer al productor argentino y no tener miedo de bajar las retenciones, de permitir exportar todo lo que se produzca en el país. 

 

“Sé que el productor argentino va a duplicar la producción y además sé que nos vamos a hacer cargo del desafío de dejar ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo. Dejar de exportar nuestra  materia prima para exportar alimentos con valor agregado, alimentos de marca porque eso va a hacer la diferencia entre su campo, entre su lugar de producción y las grandes ciudades”. 

 

Finalmente reconoció las asimetrías que hay entre los productores del Norte y uno de la pampa húmeda, porque “en estas décadas de promesas incumplidas no se han llevado a cabo las obras de infraestructura que le permitan al norte argentino y al Chaco en particular acceder con su producción a los puerto de exportación”.

 

COMPROMISO RURALISTA

Mientras Macri y compañía se contactaban con los referentes rurales de la zona, un productor de Las Breñas que está llevando a cabo un corte de ruta hace varias semanas tuvo la posibilidad de hablar y contar la realidad del sector, e invitó a Macri “a llegar hasta el corte el próximo 8 de septiembre y dar a conocer desde ese lugar sus propuestas para el campo” y aseguró: “Levantaremos la medida de fuerza como señal de acompañamiento”.