María Lidia Cáceres y Antonio Morante, titulares de las carteras de Gobierno y Salud respectivamente, dejaron el Gobierno. 

 

 

Según trascendió, el Gobernador había exteriorizado su sorpresa porque durante las reuniones del justicialismo del fin de semana ninguno de los funcionarios de su equipo había defendido al Gobierno, por lo que invitó a quien no esté dispuesto a hacerlo a que ejerza su derecho a dejar el lugar para el que fue convocado. Cáceres y Morante aceptaron el convite.

 

Según relató Morante este lunes por la mañana todos los ministros, integrantes del Gabinete Provincial fueron convocados a una reunión por parte del Gobernador, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, en la que el Jefe del Ejecutivo les anunció que tenía programada una conferencia de prensa y les enumeró cuáles serían los temas que se abordarían. Luego de su palabra, cada uno de los funcionarios presentes expresó su postura sobre lo mencionado. A su turno, la ministra de Gobierno, Justicia y Seguridad, Lidia Cáceres manifestó su desacuerdo con algunos de los puntos y Morante apoyó lo expresado por la funcionaria. Al escuchar su posición, el Gobernador les expresó que si no estaban de acuerdo, no podían continuar siendo sus ministros; fue así que ambos se retiraron de la reunión y redactaron sus respectivas cartas de renuncia. 

 

Al respecto de su repentina decisión el funcionario, entrevistado por La Radio, manifestó: “Nosotros tenemos una concepción, una ideología y una doctrina. El peronismo no es un partido, es un sentimiento, una filosofía. Es la conjunción de todos los pensamientos que trabajan por el bienestar del pueblo. El peronismo se gestó en el 45 con Perón y Eva, porque supimos los peronistas trabajar hemos persistido y seguimos estando en el Gobierno Provincial y Nacional”.

 

“Debemos trabajar para el bienestar de la gente con políticas activas”, acotó. 

 

“Entendemos que la política es afecto, lealtad y solidaridad, racionalidad, sentido común y construcción del consenso. Entiendo que ese es el camino y me molesta mucho estar en situaciones complejas con trabajadores y distintos movimientos”.

 

Morante se definió como hombre leal al peronismo: “Como un hombre del pueblo me formé al lado mi maestro y de los grandes dirigentes peronistas”.

 

Con respecto, a su postura en relación a las últimas decisiones tomadas por el Gobernador expresó: “Respeto su forma de pensar, pero creo que llegó el momento de construir diálogos, de sentarnos y de construir una estrategia para dejar la conflictividad. Lo digo humildemente”.

 

“Este pueblo merece que nos miremos cara a cara y dialoguemos”, sentenció.

 

Reconoció, sin embargo, que “este gobierno mantuvo reuniones con todos los gremios” y que “es cierto que Bacileff autorizó el diálogo a través del ministro Federico Muñoz Femeinía.

 

Pero necesitamos tener otra apertura con trabajadores privados, públicos, con los pueblos originarios”.

 

Sobre esta decisión, expresó: “Estoy dolido”, e insistió: “Debemos sentarnos y empezar a construir consenso. El Papa pide el diálogo, el arzobispo, todos los credos piden la apertura y todos los trabajadores”. 

 

“Tenemos que hacer una agenda de trabajo y dialogar eso no significa entregarse ni conceder, significa construir consenso, eso es la política”.

 

Sobre su trabajo al frente del Ministerio, Morante resaltó: “Hicimos mucho en un año y medio y queda mucho por hacer. Hemos tenido resultados extraordinarios”, concluyó.