Con la presencia de más de 70.000 personas y 12.000 arribando al Parque Provincial Pampa del Indio, finalizó la 20° Edición de la Cabalgata de la Fé en honor a San Pantaleón patrono de los enfermos y la Virgen María patrona del Chaco.

 

 

Al arribar al parque en horas del mediodía, los jinetes y peregrinos participaron de la misa celebrada por el Arzobispo Emérito de Resistencia, Monseñor Fabriciano Sigampa para luego disfrutar del espectáculo folklórico a cargo del Chaqueño Palavecino.

 

Ángel Rozas, iniciador de la esta muestra de fe, y miembros del Rotary Club hicieron entrega de una placa conmemorativa del 20° aniversario de la Cabalgata de la Fe al cantautor salteño por su permanente colaboración.

 

Fabriciano Sigampa: “Es un signo de madurez y crecimiento”

 

El obispo emérito de Resistencia, Monseñor Fabriciano Sigampa manifestó su satisfacción por participar y compartir una edición especial de la Cabalgata. “Estuve por primera vez cuando cumplíamos los 15 años y ahora llegamos a los 20, la verdad es que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, esta peregrinación es un signo de crecimiento y madurez hermoso, cada año veo más gente, mas jinetes no solo del Chaco sino de otras provincias, y la alegría de ver a muchos jóvenes que orgullosamente muestran su fe, sus tradiciones, su familia y vienen felices a recibir la eucaristía, esa es la motivación de esta Cabalgata”, expresó.

 

Chaqueño Palavecino: “Reflexionar acerca de nuestro rol como cristianos”

 

El cantautor salteño, Oscar “Chaqueño” Palavecino, manifestó su satisfacción por participar de esta fiesta religiosa “Como digo cada año, me hace muy feliz poder compartir esta Cabalgata de la Fe porque es un momento de común unión entre Dios y su pueblo, de mucha alegría, esperanza, son días en los que las familias se reúnen y comparten, y eso es muy bueno, y por supuesto reencontrarme con Ángel, que es mi amigo y el iniciador de esto tan maravilloso, y con el obispo que cada año en su mensaje nos marca la necesidad de aprovechar estos momentos para reflexionar acerca de nuestro rol como cristianos, como seres solidarios, humildes y de entrega hacia quien nos necesita”.