Un tren de carga que pasaba por la planta urbana de Quitilipi sufrió el descarrilamiento de varios vagones frente al barrio La Tablada, pero a los pocos minutos varios vecinos del lugar abrieron las compuertas y se llevaron numerosas bolsas de cemento del cargamento que transportaba.

 

Seguir Leyendo
La formación ferroviaria fue separada y quedó custodiada frente a la ex estación quitilipense durante la noche del viernes.

La situación derivó en una “batalla campal” con la policía que recuperó parte de lo saqueado, dificultándose el procedimiento por el mal estado de las calles para acceder al populoso sector barrial. Más tarde la formación fue separada en tramos y quedó detenida en distintos puntos del sector céntrico, en tanto que los vagones siniestrados permanecían con una fuerte custodia para evitar nuevos intentos de hurto.

El hecho ocurrió en horas de la noche del viernes, cuando el tren circulaba por el mencionado barrio suburbano y debido al mal estado de un tramo de vías descarrilaron cuatro vagones que transportaban cemento. Minutos más tarde, numerosas personas se acercaron y abrieron las compuertas para llevarse el producto.

Inmediatamente se solicitó la intervención policial, comentándose que las patrullas fueron recibidas con tiros de tumberas y gomeras. El procedimiento se complicó también por el desastroso estado de las calles de tierra, obligando a riesgosas maniobras por parte de la fuerza policial.

En la mañana de este sábado mediante allanamientos se lograron recuperar 140 bolsas de cemento sustraídas de los vagones, muchas de las cuales fueron devueltas en forma voluntaria por los vecinos.