Una de las provincias más afectadas por la crecida del río es el Chaco, en donde las autoridades registraban unos 2.500 evacuados sólo en la Isla del Cerrito,mientras que una cantidad similar se verificaba en otras localidades como Puerto Vilelas, Barranqueras, Colonia Benítez y Colonia Tacuarí.

 

 

También la situación se agravó en Entre Ríos en donde las copiosas precipitaciones de las últimas horas y la persistente crecida del río Uruguay provocaron anegamientos en varias localidades entrerrianas, nuevas evacuaciones y el corte de numerosas rutas y puentes.

 

En esta provincia existían esta mañana unos 2500 afectados y la localidad más comprometida es Concordia, en donde hay 350 familias afectadas.

 

En Corrientes permanecen 1.100 personas entre evacuadas, autoevacuadas y aquellas afectadas por la subida del río Paraná y el Uruguay, siendo las localidades de Isla Apipé, Itatí, Paso de la Patria, Corrientes capital y Goya, las más comprometidas.

 

Formosa, que espera en los próximos días la llegada del pico de crecida que viene del Paraguay, el río homónimo continúa con su ritmo ascendente y ya se habla extraoficialmente de 3.000 personas autoevacuadas y nueve metros que alcanzó el río en la capital provincial.

 

En esta provincia se estima que la tendencia es que prosigan las lluvias en forma copiosa hasta el 31 de diciembre.

 

El gobierno nacional está organizando la ayuda para los evacuados y se mantiene para ello en contacto permanente con los distintos Ministerios de Desarrollo Social provinciales.

 

La titular de la cartera Carolina Stanley mantuvo conversaciones con sus pares de Entre Rios y Corrientes tras la reunión que mantuvo ayer con los ministros de todo el país, informaron fuentes de la cartera social nacional.

 

En la ciudad entrerriana de Federal una veintena de familias debieron ser asistidas por el anegamiento de sus viviendas a causa de la torrencial lluvia, mientras que en Chajarí, junto al río Uruguay, se tuvo que evacuar a 35 personas, también afectadas por las precipitaciones.

 

El director de Vialidad provincial, Juan Carlos Lallana, explicó que “la media anual de precipitaciones en la provincia de Entre Ríos es de 1.200 milímetros y en tres días en la provincia llovieron 400 milímetros, es decir más de un 30 por ciento”.

 

En tanto, unas 270 familias sigue desplazadas o incomunicadas en Corrientes, en donde en su ciudad capital hay 70 familias evacuadas.

 

El intendente Fabián Ríos dijo hoy que “hubo un alivio importante (con el descenso del agua), pero falta que baje casi un metro más para poder decir que no tenemos ninguna casa inundada”.

“Todo indica que la situación va a seguir evolucionando favorablemente pero de manera lenta”, sostuvo el jefe comunal.

 

En Goya son alrededor de 70 las familias evacuadas, luego del desalojo de 18 viviendas que fueron afectadas por el agua en la tarde del martes, cuando cayeron 150 milímetros de lluvia.

 

Asimismo otras 50 familias permanecen aisladas en los parajes Itacurubí y Batel Araujo en la zona rural, confirmó el director de Asuntos Rurales del municipio de Goya, Guillermo Córdoba.

 

En la isla Apipé, 40 familias permanecen fuera de sus hogares y en Itatí son 38 las familias afectadas, según el reporte más reciente de la Dirección de Defensa Civil de la Provincia

En la ribera de la capital formoseña, donde no hay cifra oficial de vecinos que dejaron sus hogares, el cauce registró los 9 metros de altura mientras que en la ciudad de Clorinda, donde ayer confirmaron 625 familias evacuadas, el cauce superó los 8 metros.

 

El Instituto Nacional de Agua indicó que "el nivel del río Paraguay en la sección Asunción (Paraguay) con la ciudad de Clorinda continúa con un marcado ascenso".

 

"La perspectiva climática no permite esperar una disminución sensible en el corto y mediano plazo", indicó el Instituto Nacional de Agua y manifestó que es por eso que "los niveles en todo el tramo seguirán muy por encima de los niveles medios mensuales de los últimos 25 años durante las próximas semanas".

 

Formosa recibe los aportes de la crecida que se registra en el Paraguay, en donde se instó hoy a destinar las propiedades que pertenecieron al dictador fallecido Alfredo Stroessner como refugio para los más de 70.000 evacuados que hay en Asunción por la crecida del río Paraguay que anegó barrios enteros de la capital.

 

En la ciudad de Santa Fe la situación era estable, pero las autoridades evacuaron a 26 personas que residen fuera del anillado defensivo contra el río.

 

En tanto, voceros de Defensa Civil y del municipio de Reconquista informaron hoy a Télam que el agua avanzó sobre los muelles del puerto y también sobre algunos sectores del barrio que lleva el mismo nombre, amenazando las viviendas de las 3.000 personas que residen allí.