Según un informe de UNICEF denominado “Embarazo y Maternidad en Adolescentes y Menores de 15 años. Hallazgos y desafíos para las políticas públicas”, en Argentina cada tres horas una nena de entre 10 y 14 años se convierte en madre, un 3,6 sobre cada mil de los 770.040 nacidos en el país.

 

Seguir Leyendo
Chaco es una de las provincias que encabeza la lista de niñas-madre, junto con Formosa y Misiones, donde la tasa de fecundidad es de 5,18, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, llega al 0,39. Las cifras son oficiales del año 2015, que son las últimas disponibles y no varían demasiado de las de hace diez años atrás.

“El embarazo infantil forzado no es buscado, produce angustia y temor y resulta del desconocimiento por parte de estas niñas de las consecuencias de la actividad sexual o cuando, conociéndolas, no pueden hacer nada para prevenirlas”, es una de las conclusiones del trabajo que, en parte, se basó en entrevistas que hicieron a niñas-madre en el norte las investigadoras Georgina Binstock (CONICET, CENEP) y Mónica Gogna (CONICET, IIEGE).

Por día nacen ocho bebés que crecieron en el vientre de una nena de entre 10 y 14 años, alrededor de 2.787 por año. De acuerdo al informe, las madres de menos de 14 años “provienen de hogares con algún indicador de NBI (necesidades básicas insatisfechas)”.

“La falta de acceso a una educación sexual temprana e integral, las relaciones desiguales de poder entre los géneros, la falta de servicios de salud amigables, la imposibilidad de acceder a la interrupción legal del embarazo cuando así lo hubieran solicitado y la situación de pobreza en la que generalmente viven exponen a estas niñas y adolescentes a un embarazo infantil forzado y a una maternidad temprana no buscada”, dice el informe.